ASOMOS. Confidencias de una mujer.

Testimonio IV ¿Cual fue tu pecado, hacerte libre o nacer? Memorias del pasado que perviven en los sueños Y . . . “los sueños sueños son.” PARTE I Llueve. Es una lluvia queda, como de llanto; de finas gotas lentas que parecen no tener ninguna prisa en caer, quizás afectadas por el desmayo de la […]

MANZANAS HAY MUCHAS, TODAS LAS QUE SE QUIERA, Y MÁS TODAVÍA.

Alejandro Moreno Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana, e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea, e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas. George Bernard Shwan Manzanas hay muchas, todas las que se quiera […]

EL ERAL Y EL BUEY

Eral La mañana primaveral ponía tonos verdes y amarillentos en la dehesa, tamizada por una leve bruma que difuminaba los contornos de los olivos dándole al paisaje un aspecto irreal, mientras algunos pájaros buscaban pajas para empezar a construir sus nidos. Desde la casona del cortijo llegaban, como en sordina, las voces de los mayorales […]

ASOMOS – LAS VOCES DE LAS TINIEBLAS

TESTIMONIO II Las voces de las tinieblas Una triste elegía de penas y reclamos I Parte Estoy con los codos apoyados en la balaustrada del balcón repasando la blanca luna. El hierro está frio, la noche calma. Es la cuarta después de aquella de espanto. Mirando al cielo digo pensando: << He cumplido mi promesa; […]

EL DESENCANTO

Hay días en que uno no debería levantarse de la cama, o hacerlo lo justo para tomarse unos huevos con patatas fritas y volverse a la piltra, persianas hasta abajo como para hundirse en un silencio oscuro. Son esos días en que tras el repaso de los periódicos, tienes la sospecha de que no hemos cambiado […]

EL COJO Y EL CIEGO

En un bosque cerca de la ciudad vivían dos vagabundos. Uno era ciego y otro cojo; durante el día entero en la ciudad competían el uno con el otro. Pero una noche sus chozas se incendiaron porque todo el bosque ardió. El ciego podía escapar, pero no podía ver hacia donde correr, no podía ver […]