El mentidero espiritual IMPLORACION I

Ojalá que escuchásemos la música que Él mueve, a lo largo del camino.
Que aprendiésemos a descubrir la hermosura prendida de los cielos, y la vida que se levanta en el corazón del hombre.
Que pudiésemos descubrir la huella de sus pasos, y aspirar el aroma de su tránsito en la palabra de todas las cosas.
Ojalá pudiéramos saber abandonarnos, como eternos peregrinos de nuestras vidas, y esperar el amor de Él, que envuelve desde la amanecida hasta el ocaso.
Seamos remanso del peregrino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *