EL POETA Y SU POESÍA. JOSÉ LUIS POSA LOZANO

José Luis Posa Lozano, nació en la ciudad Condal hace ya de esto unos cuantos años. Es un lector de los poetas sociales como Miguel Hernández y del incomparable Gabriel Celaya le “marcó” su afición por la creación de versos.  Poeta e humanista, ama el verso desde sus adentros más escondidos y las musas parece que nunca le fallan como así lo demuestra entre las páginas de sus libros. Toque de Rebato, Lenguas de Fuego, el Pincel y la Pluma, , Poesía necesaria  y Jardines descolgados, son sus libros donde se pueden leer sus versos, sus rimas y su poesía. Su trabajo es algo picante que nos llena el alma a través de esas palabras sencillas y limpias y que nos llegan a sacudir como si fuéramos un flan recién sacado de la nevera. ¿Dónde estabas metido José Luis?  Consigues llegar al éxtasis de la Santa Teresa de Bernini.

Con palabras de Claudia Ballester Grifo:” José Luís Posa está considerado uno de los mejores poetas de este siglo. Es agasajado con múltiples premios y seguido por millones de fans, pero lo mejor que tiene, lo que le hace un ser único es su humildad y su humanidad”. Y este que soy yo, lo confirma sin añadir nada más.

Ahora somos lectores tuyos, y particularmente yo, te quiero dar las gracias por poder leer tu fuerza, tu querer con el erotismo y tu sensibilidad a través de esa poesía que plasmas en las hojas de tu vida, en las hojas de tus libros.

Y sin más preámbulos vamos con algunas de sus poesías.

MI NIÑA, NO TENGAS MIEDO

No tengas miedo, mi niña,

mi niña, no tengas miedo

que voy a estar a tu lado

hasta el final de los tiempos.

Que voy a besar tus ojos

que voy a mimar tus manos

que voy a llevarte en brazos

cuando te rinda el cansancio,

que voy a comerte a besos

que voy a abrazarte tanto

que, el tiempo se habrá parado

celoso de mis abrazos.

No tengas miedo, mi niña,

mi niña, no tengas miedo

que nunca vas a estar sola

mientras me quede el aliento.

de su libro “Poesía necesaria”

NO TE HUNDAS, MUJER

No te hundas, mujer, que no estás solaque seré yo tus brazos y tus piernasque seré el resplandor de tu miradael calor que la vida te devuelva.

Planta cara al dolor, que estoy contigoapretando tu mano entre las míasabsorbiendo en mis besos tu venenoinfundiendo mi luz y mi energía.

Ilumina ese rostro con tu risaque te voy a contar chistes y bromasque te voy a envolver con las cosquillasde mi lengua traviesa y mentirosa.

Que te voy a tejer una mochilatrenzadita de besos y caricias,para llevarte conmigo a todas partes,engarzada en mi pecho que suspirapor beber de tu aliento perfumadoy gozar del sabor de tus mejillas.

de su libro “Poesía necesaria”

ABORTO DE MACHO

Ahora vuelves sumiso y abatido

con el rabo goteando entre las piernas,

con el culo pidiéndome cobijo,

con los ojos quemados por las juergas.

 

Ahora vuelves subiendo a cuatro patas

las escalas que llevan a mi lecho,

babeando disculpas y promesas,

arrastrando la lengua por los suelos.

 

¡Y pensar que hasta ayer te amé en silencio

que esperé tu llegada en los portales

que tejí mi sudario con tu ausencia

que regué nuestras sábanas con sangre!

 

¡Cuantas noches lloré vitriolo puro

mientras tú revolcabas tus miserias

en el catre dorado de tus putas,

fornicando en tropel como las fieras!

¡Cuantos días sentí como la rabia

corroía mi alma y mis entrañas,

escupiendo la sangre de mi angustia

y segando mi paz con su guadaña!

 

Pero hoy, hoy te veo como eres:

un aborto de macho, una piltrafa,

un desecho, una sombra, una quimera…

un escombro en las puertas de mi casa.

 

¡Márchate con tus lobas aulladoras

a follar en el lecho de la luna,a arrastrar tus colgajos por las zarzas,

a lamerles la esponja una a una!

 

Ya rompí tus cadenas, y ahora puedo

elevarme a mí misma hacia la vida.

Mientras hoy prendo fuego a tu recuerdo,

púdrete rezongando en las letrinas.

de su libro “Jardines descolgados”

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS

Se han perdido en la noche de los tiempos

aquellos ojos que en mí cobraban brillo,

aquella boca que hablaba por mi boca,

aquellos labios prendidos de los míos.

Ya no tiemblan tus manos en mis pechos,

i se templa tu acero entre mis fuegos,

ni tus dedos esculpen mi cintura,

ni tu lengua sazona mis senderos.

 

Hoy mis selvas apenas son rastrojos

y la arena se fue tras tus mareas.

Se quedaron sin luz mis manantiales

y tornáronse eriales las praderas.

 

Déjame izar las velas de mi casco,

empuñar el timón de mi galera,

descubrir otros mares de aventura,

alumbrar una nueva primavera

donde vuelva a manar agua mi fuente,

a saberme la dueña de mi vida,

donde pueda sentir que no estoy muerta

y la paz me despierte cada día.

de su libro “Jardines descolgados”

LA CASA YERTA

La dejaste desierta, sin candado ni llave,

las paredes desnudas, las persianas colgantes.

Ahora es todo penumbra lo que fue luz un día,

donde todo brillaba, sólo el polvo resbala,

pegajoso y obsceno, impregnando mi vida.

Los cajones vacíos, saqueado el recuerdo,

los armarios repletos de cacharros grasientos…

 

He gritado tu nombre y se han roto los vidrios,

han temblado los suelos y los techos umbríos

y ese catre olvidado que ayer fue nuestro lecho

parecía una tumba con sudarios mugrientos.

La bañera oxidada aún gotea su herrumbre,

las goteras de ausencia, por el suelo se esparcen…

He cerrado la puerta con candado y con llave,

he prendido el mechero sin pensarlo un instante

y he quemado de un soplo nuestro hogar, nuestra calle

y el amor que te tuve y juraste guardarme.

 

Sin girar la cabeza me hundiré entre las sombras,

arrastrando mi alma entre el miedo y el hambre

de tenerte a mi lado, de volver a encontrarte

destejiendo recuerdos, arrojando a la lumbre

viejas fotos, canciones, el sabor de tus carnes,

y esos versos que nunca volveré a susurrarte.

 

de su libro “Lenguas de fuego”

One Reply to “EL POETA Y SU POESÍA. JOSÉ LUIS POSA LOZANO”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *