EL DESENCANTO

Hay días en que uno no debería levantarse de la cama, o hacerlo lo justo para tomarse unos huevos con patatas fritas y volverse a la piltra, persianas hasta abajo como para hundirse en un silencio oscuro. Son esos días en que tras el repaso de los periódicos, tienes la sospecha de que no hemos cambiado […]