LA POESÍA DE ISABEL VILLALTA VILLALTA

La poeta Villalta dice de si misma”: “Nací en Membrilla (Ciudad Real) en un tiempo general de España todavía abatido por la guerra (la que hizo el último gran daño del que, aunque no lo creamos, sigue habiendo restos), pero al calor humilde de gavillas y vino de cepas familiares y de costales de trigo que aventaba mi padre, mientras a mi hermano y a mí nos contaba lo aprendido en la vida hasta entonces y en sus enciclopedias escolares, y nos enseñaba a amar la herencia del trabajo y la tierra y a hacerlos productivos “sin servir a nadie”, y con una madre que sabía hacernos soñar plegando borriquillos y molinillos de papel y recitándonos los versos que a su vez a ella le habían fascinado en su tiempo de escuela, mientras nos cosía la ropa con tejidos de vichí y hacía las mejores gachas blancas con arrope o azúcar”.

Es autora de los libros “El dolor de la música” Poesía. 2017. “Viaje al conflicto” Literatura 2015. “El río Azuer desde el origen de su nombre.” Estudio 2014. (Edición digital de la Diputación de Ciudad Real y en papel de la autora). “A través del otoño” Poesía 2013. “Carnaval en Membrilla” Estudio 2012. “25 Aniversario.” Estudio 2010. “Pleno de su luz.” Poesía 2010. “Donde habita la inocencia.” Poesía 2007. “En torno a don Quijote” Poesía y Estudio 2006. “El topónimo Membrilla y su gentilicio membrillato” Estudio 2005. “Diálogos.” Poesía 1999.

Así mismo ha participado en los libros colectivos: “Cántiga, Poetas de la provincia de Ciudad Real, Primer Cuarto del siglo XXI” Nieves Fernández Rodríguez. 2016. “Viajeros por Castilla-La Mancha” Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha 2017. “Corazón de Plata.” Poesía infantil. León 2016. Coordinada por María Camino Ochoa. Finalista X Premio Orola 2016, Facer Españas. Antologizada XI Premio Orola 2017, Facer Españas. “Antón pirulero.” Museo del niño. Albacete 2015. “A risas con la palabra” Encuentro Oretania de Poetas. C&G 2014. “La palabra herida” Colectivo 2013. “La palabra desnuda” Colectivo 2012. “Membrilla, crecida por el Azuer” Colectivo 2010.

Es Licenciada en Filología Hispánica, Etimóloga.

Manchega y Poeta.

“Investigo, escribo, viajo porque me siento más propia y deslumbrada, más esponjosa.”

Isabel Villalta Villalta  (De A TRAVÉS DEL OTOÑO. 2013. Ed. Vitruvio. Madrid. Colección Baños del Carmen)

 

Primera parte: Rachas, chasquidos

6

Inexorable

Sin piedad, como escarcha

inexorable en los huertos, en los nidos,

inevitable a ocupar tus derechos.

Llegas infalible entre besos de Baco

y del dios del averno

a raer las estancias que anidaban

temblorosos incendios,

paraísos recónditos,

oleadas de vida…

Los lechos que soñaban

infinitas cosechas.

Severo.

Lentamente aplacando el ardor de la sangre

que entre flores y espigas

ardía.

 

Segunda Parte: Remanso

6

 Torrevieja

Fueron allí los julios

la inconsciencia de plenitud suprema.

El oleaje

y la libertada de los niños

con la pala y el cubo

levantando castillos

y trayéndonos conchas,

esa unidad deliciosa que tú

y yo controlábamos, vigilantes

y jóvenes para otros y muchos

veranos, era arrullo

entre carreras y aromas de sal

y de algas que sin saber

perforaba nuestra piel bronceada,

que se instalaba

en los enlucidos del alma.

Como un meteorito que arrasa

ha pasado aquella marea

de dicha.

Ahora sus puestos, sus compromisos,

su familia ya propia,

la ciudad, la distancia los atrapan…

Nos regañan si cogemos el coche

para llegar al cabo

de dos o tres horas a aquella playa

de risas y de sueños.

Ya sois mayores,

nos dicen, podría pasaros algo…

Nos pasa que allí los recuperamos,

que nos bañamos

con melancolía callada,

en la vida radiante

dejada en aquellos veranos.

Isabel Villalta Villalta (De VIAJE AL CONFLICTO. DosEmes, 2015)

 

Contingente de esperanza

Veinticinco, cincuenta,

doscientos, mil…

 

Pertenezco a esos mismos contingentes

que saben que las guerras

traen bajas y dolor.

 

Pero también los pactos de la dicha.

 

En mi chaleco llevo credenciales

de vida y de reconstrucción.

 

                                                Con toda

mi fuerza espero

que sean aceptadas.

 

Tintineo de luz en tus bolsillos

Patrullas por las calles

donde hay niños descalzos.

Te miran y los miran,

les sonríes,

hablas con ellos y les cuenta

un cuento divertido.              

                                    Carcajean.

Reís juntos, escarbáis en los charcos

rebuscando juguetes escondidos,

quizás una moneda…

                                    Tintineas su luz

detrás de sus orejas,

les abres su menuda y churretosa mano

y haciéndole cosquillas

deposita en ella

un puñado de estrellas.

 

Lo que no se puede imaginar

Hoy todos os miráis

en la Base penetrando en los rostros,

en los vidrios traspasados del alma;

 

la patria tan lejana, la familia…

 

Miráis en llanto vivo

el hace nada alegre

de otro compañero caído en la emboscada.

 

Y suenan en los aires cornetas funerales

y alejados desfiles oficiales.

 

Nostalgia del amor

Ho capito che ti amo…

             He sabido que te amo…

(hablas con ella).

Empecé a recordar esa canción

italiana de aquellos años nuestros

el día que empezó

a tornarse un exilio la distancia…

(o tiembla el teclado debajo de tu pulso)

He sabido que te amo…

 

Y ahora,

al evocarla sin ti, al musitarla

sin ti

desde esta lejanía de páramos y avispas

percibo intensamente

                         lo mucho que te extraño.

 

He sabido que te amo aquí tan hondo y lejos

de tu tierna costumbre y de tu tacto

cuando llega la aurora y en la cama

solo hay añoranzas, temores y agonías

y alientos cristalinos encima de la sábana

de haberte amado tanto…

 

Pongo un pie en la diana y me visto

-ciñendo la guerrera-

de nuestros lienzos cálidos, de nuestra

cercanía

                de lunas llenas de alma

en noches de azahares

-con una mar inmensa

y selvas y montañas de por medio-

para hacer hoy de nuevo el áspero camino

este día más duro y desolado…

 

o este día más tierno,

                     o este día más muerto,

o este día más nuestro.

 

He sabido lo mucho que te amo

desde este puesto aquí

que tiene más valor de lo que se imagina.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *