ALEXANDER SOLZHENITSYN

Cualquier hombre que haya proclamado la violencia como su método está inevitablemente obligado a tomar la mentira como su principio

Solzhenitsyn murió el 3 de agosto de 2008, a los 89 años, ganador del Premio Nobel de literatura1974. Heinrich Boll decía de él: “Me sorprende la calma que emana, ha sido discutido, amenazado más que otro hombre en la tierra, pero nadie le ha arrebatado la serenidad, al escritor contemporáneo alcanzado por la pátina de la gloria”

Nació en Kislovodsk, Rusia, el 11 de diciembre de 1918, su padre fue estudiante de letras en la Universidad de Moscú, abandonó la carrera para alistarse como voluntario en la guerra alemana, murió muy pronto. Solzhenitsyn fue criado por su madre en Rostov del Dion, ahí pasó infancia y juventud, desde niño tuvo la necesidad de escribir poder publicar, en los años 30´trató de que le publicaran en otros lugares.

Tuvo intención de estudiar una carrera literaria pero en el lugar en que vivía no había donde, aunado a la enfermedad de su madre, sobre todo a sus modestos medios, vivía en condiciones difíciles, en estancias ruinosas, en parte de una caballeriza donde prevalecía el frío. Su madre no puedo emplearse a pesar de ser mecanógrafa y saber inglés y francés.

De su padre conservaba fotografías, los relatos de madre, tres condecoraciones en la primera guerra mundial, las escondían por temor al registro. Se inscribió en la Facultad de Ciencias de Rovstov, eso le ayudó a sobrevivir ocho años en el campo de trabajo de Charashkay. Una vez en el exilio fue autorizado a enseñar matemáticas, esto le aseguró su subsistencia y seguir escribiendo, pese a todo estudió letras, por correspondencia en 1939-1941.

Filosofía, Historia y Literatura en 1941 a pocos días de desencadenarse las hostilidades concluyó sus estudios en la ciudad de Rostov, por su salud fue adscrito a servicios auxiliares en la guerra, no cruzó la primera línea, fue detenido en febrero de 1945 en Prusia oriental.

En 1937, en su primer año de estudios escribe un ensayo sobre “El desastre Samsonov” ocurrido en Prusia oriental en 1914, en 1945 regresa a ese lugar.

Fue detenido al descubrirse la correspondencia que tenía con un camarada, debido a las apreciaciones poco lisonjeras a Stalin, eso bastó para formarle proceso, en 1945 fue condenado por el tribunal Consejo Especial a 8 años en campo de trabajo, sin comparecer en un tribunal legal, purgó la condena que describe en la comedia “El ciervo y la prostituta”. En medio de la guerra alemana y a pesar de mantener correspondencia con su amigo de Crania por sus opiniones políticas fue depuesto de su cargo militar, los primeros años de condena los pasó en círculos interiores, con científicos de investigación y del ministerio de seguridad del estado en esas prisiones especiales, luego en campos especiales para presos políticos en Ekibastuz, en Kazajstán, trabajó como peón, albañil, fundidor, le detectaron un tumor canceroso, no se lo hicieron saber, al cumplir la condena de 8 años lo enviaron como medida administrativa al exilio a perpetuidad al Sur de Kazajstán, donde vivió hasta la muerte oficial de Stalin en 1953.

“El hecho de decir que no, con las manos desnudas, actúa misteriosa y profundamente en el corazón de los hombres”

El cáncer progresó rápidamente, condenándolo a morir sin poder comer ni dormir, lo enviaron al pabellón de oncología en Tashkent, en un año se recuperó.

En el exilio había llevado una vida solitaria y regulada para sobrevivir, escribió prosa y verso, los conservó para llevar su obra a Rusia, a la provincia de Vladimir (La casa de Matriona).

Hasta 1961 creyó que no vería publicados sus trabajos, sin darlos a leer a alguien. Después de la celebración del XXII Congreso del PECUS y el discurso de Tvardovsky, sacó a la luz “Un día en la vida de Iván Denisovich”, pronto ordenaron su cancelación y la no publicación de sus demás obras. En 1965 secuestraron su novela, así como sus viejos archivos. Solzhenitsyn consideró un error haber hecho eso, pero no tomó en cuenta los hechos por venir. Para finalizar esta entrega, diré que los datos que dieron los medios locales, nacionales y mundiales sobre la muerte de este gran escritor reproduzco uno de sus fragmentos como colofón: Cuan difícil me resulta vivir contigo Señor/ cuán difícil me resulta creer en ti/ cuando en la perplejidad de mi espíritu se oculta y desfallece/ y hasta los más inteligentes no ven más allá de esta noche/ ni saben lo que mañana habrá de hacer/ desde lo alto, Tú me envías clara certeza de que existes y velas para que no se cierren los caminos del bien/ sobre la costa de la gloria terrenal arrojo una sorprendida mirada hacia el camino/ que a través de la desesperación me ha conducido hasta aquí, hasta este punto donde en donde el cual, puedo enviar también el reflejo de todos tus rayos/ y si es necesario que aún los sigas reflejando así lo darás a entender/ pero si me falta el tiempo, será la señal de que ha otro habrás asignado la misión.

El hombre ha fijado para sí mismo el objetivo de conquistar el mundo, pero en el proceso pierde su alma

One Reply to “ALEXANDER SOLZHENITSYN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *