CASTILLOS DE SEGOVIA

Segovia es la vida de la historia

Coca

Castillo de Coca

Fue construido en el siglo XV y está considerado por su propio municipio una de las mejores muestras del góticomudéjar español. Propiedad de la Casa de Alba.  

La villa perteneció a la Corona de Castilla hasta que en 1439 fue cedida a Íñigo López de Mendozamarqués de Santillana, quien en 1451 la permutó por la villa de Saldaña con Alonso de Fonseca y Ulloaobispo de Ávila y arzobispo de Sevilla. En 1453, Alonso de Fonseca y Ulloa obtuvo del rey Juan II de Castilla el permiso real para edificar el castillo, aunque su construcción no se empezó hasta varios años después.

 

El obispo Pedro de Agén, casi a mediados del siglo XII inició la construcción, en este espacio fortificado, de la iglesia de San Miguel, de estilo románico. En torno al templo se levantó la fortaleza-palacio a partir de 1471 a iniciativa del obispo Arias Dávila. Desde este lugar participó en la falsificación de la Bula Papal que dispensaba el matrimonio de Isabel y Fernando, Los Reyes Católicos.

En 1585 estuvo preso en este castillo Antonio Pérez, secretario del rey Felipe II.

El Alcázar de Segovia

   La primera noticia documental que se conserva del Alcázar de Segovia data del año 1122, poco después de que Alfonso VI de León reconquistase la ciudad, aunque no es hasta 1155 cuando aparece citado con la denominación de alcázar, en una carta custodiada en el archivo de la catedral.  El Alcázar de Segovia durante la Edad Media, por su seguridad como por la proximidad de zonas de caza, el Alcázar se convirtió en una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, en especial de Alfonso X. Fue habitado muchas veces y llegó a ser uno de los más suntuosos palacios-castillos en el siglo XV, siendo testigo mudo de acontecimientos claves de la Historia de España como la proclamación de Isabel la Católica (13 de diciembre de 1474) o la misa de velaciones entre Felipe II y Ana de Austria (14 de noviembre de 1570) en su capilla.

La fortaleza sirvió posteriormente como prisión de Estado hasta que en 1762 Carlos III fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería que tuvo su sede en el alcázar. En 1862, un incendio destruyó las suntuosas techumbres de las salas nobles, que pudieron ser reconstruidas fielmente con posterioridad, gracias a la existencia de grabados realizados por José María Avrial y Flores en 1839.

Cuellar

Sus orígenes estan en el siglo XIII y en el siglo XI se sometió a obras de ampliación y transformación, convirtiéndose en un suntuoso palacio, propiedad del Ducado de Alburquerque Entre sus antiguos propietarios, destacan don Álvaro de Luna y Beltrán de la Cueva, así como los sucesivos duques de Alburquerque. Sus huéspedes más ilustres fueron los reyes de Castilla, como Juan I y su esposa la reina Leonor, que falleció en él, o María de Molina, que se refugió en este castillo cuando su reino la rechazaba. También destacan las figuras del pintor Francisco Javier Parcerisa, el escritor José de Espronceda, el general Joseph Léopold Sigisbert Hugo o Arthur Wellesleyduque de Wellington, que estuvo acuartelado en el castillo con una guarnición de su ejército durante la Guerra de la Independencia.

Torres de la provincia de Segovia

Murallas de la provincia de Segovia

Los olvidados de la provincia de Segovia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *