BESTIARIO INFERNOSO, por Marisa Requena

BESTIARIO INFERNOSO

DEMONICAOS MAGNÍFICUS.

Son los de mayor nivel, poderosos y feos de narices. Llevan el cotarro y lo organizan todo en el averno. Ninguna asamblea se formaliza o se toman decisiones sin que lo ordenen ellos. Controlan todos los munod infernosos y los submundos (niveles dimensionales)

 

DEMONIATUS PIJONAUTUS.

Están a un niven inferior de los MAGNÍFICUS, pero también son poderosos ocupando almandos siguiendo las directrices de sus superiores. Estos demonios son muy pijos y cuidan mucho de su propia imagen, pudiendo parecer bellos si les da la gana.

 

DEMONIAKOS.

Ayudan a organizar a los infiernos y el buen cumplimiento de las normas, mandatos y leyes infernales. Son la milicia del averno. Son los envidiados por el resto de los demonios.

 

DEMONIÁCULUS.

Pertenecen al mundo de los mandos intermedios, no tienen tanta clase como los anteriores y son horteras y algo egocéntricos, suelen alardear de ser más importantes de lo que en realidad son. Muy cabrones (de hecho son los que tienen las patas de cabrito). Su función es la policial y de inspección cuando se les requiere para hacer cualquier tipo de inspección. No suelen caer bien.

 

DEMONIO COMÚN.

Es el más conocido. Se le suele ver mucho por el mundo del cine.

 

DEMÓFILOS.

Son los “primos” de los demonios aunque en menor grado y de muy mala leche. Son unos imitadores de los auténticos diablos. Ocupan cargos entre el Cosmos Celestial y Galáctico y, la entrada a los submundos. Justo haciendo límite fronterizo y ocupando las correspondientes sedes gubernamentales que pertenecen al infierno. Tramitan todo tipo de materias infernosas.

 

DEMONIOTES.

Son demonios de bajo rango y algo revoltosos, que se cuelan de vez en cuando en el Cosmos Superior y purea a través de los agujeros negros (es un secreto a voces). Su motivación depende de la misión especial que les hayan encargado o sus ganas de fisgonear. Viven en el primer plano del submundo malo-malísimo.

 

 

FISGONOTES DEMONIACUS.

Solo son unos pringados del inframundo y de muy baja categoría. Su meta principal es ascender de rango.

Son de pequeño tamaño y sus alas son de textura plasticoide con lo cual no pueden estar entre los fuegos del averno durante mucho tiempo. Algunos llevan tanto tiempo en esta situación lamentable y ruinosa que se han tenido que zurcir las alas para que aguanten algo más, ya que si las `pierden por el calor, no pueden volar y se tienen que conformar con dar brincos .Son propensos a darse guarrazos muy importantes.

 

DEMONIACUS DE CUERNOS BELICIOSOS.

Conocidos como PULGOSOS debido a su mal genio. Se dice de ellos “que no aguanta ni a una pulga”. Se conoce que quedan muy pocos en el infernáculo ya que se han quemado casi todos.

 

CRIATURAS CHAMUSCADAS.

Entes similares a los demonios pero en sucedáneo. De hecho están mal vistos en el infierno. En estos mundos usan la palabra chamuscado para insultarse unos a otros y se ofende mucho más si se usa la palabra chamusquín.

ENGENDROS.

Mezclas clonadas de demonios con variantes de origen humanoide o animal. Son feos de carallo y muy raros aunque no les gusta nada que se lo diga. Tienen prohibido los espejos.

 

ALMÁPIDAS SOCARRADAS.

Son las almas socarradas de las pulgas quemadas y que molestan desde el Más Allá  picando a su antojo sin que se les vea.

 

MARRANGONES SESONES.

Lo de sesones es porque son criaturas que piensan algo aunque son de muy baja inteligencia. Se trata de especies de mascotas que acompañan a algunos demoniotes fisgones cuando necesitan de su olfato para seguir pistas. Son de diferentes clases, eficaces pero poco silenciosos porque sufren pedorretas, con lo cual también los hace muy olorosos. Los más frecuentes son cruces entre perro y cerdo pero sin rabo.

NOSFERATUS DEMONIACUS.

Gremio demoniote que admiradores de Nosferatu desde que vieron la película del mismo nombre dirigida por F.W. Murnau. A partir de entonces imitan su apariencia y van todfos exactamente igualicos. Esto les ha restado popularidad en el infernáculo ya que todo el mundo del piensa que han perdido su propia personalidad. Aparte de que no se le reconoce a nadie y vete a saber quien es quien. Y encima, por carnavales, aburre ver a tanto demonio parejo.

 

LOS CHUPORÍFEROS.

EspecÍmen derivada del mundo infernal, pero que hacen de las suyas en el mundo terrenal. Se les conoce como vampiros. El alto mando infernoso está encantado con ellos,  y les recomiendan encarecidamente que deben de trabajar un poco más para que descubran alguna crema que les proteja de la luz solar (los protectores que hay en el mercado ahora mismo, no son válidos para ellos).

Es un verdadero trauma el que tienen estos habitantes del Averno, a veces por descuido mueren por una insolación chamuscada y luego en el inframundo cuesta mucho recomponerlos.

LOS LOBUSTÍFEROS.

Engendros de hombre lobo que también son un sucedáneo demoniaco y que trabaja exclusivamente en la tierra a la luz de una blanca luna llena.  El que vivan casi desterrados en el plano terráqueo es debido a que con sus constantes aullidos, molestan a los habitantes del infernáculo.

LOS BRUJIFERNALES.

Son otros sucedáneos demoniacos encargados de atender y dar consejos a los brujos, brujas y tratantes de magia en el mundo terráqueo. A pesar de estar en las capas más bajas de los demoniacos, suelen ser malísimos. Mientras no son convocados por algún ser terrenal, para hacer alguna perrería,  se pasan el tiempo jodiéndose mutuamente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *