EL ORÁCULO GALÁCTICO DE ACUARIO, por Marisa requena

ACUARIO

Acuario (el portador del Agua o ánfora), es una de las 88 constelaciones reconocidas por la astronomía moderna, descrita por Claudio Ptolomeo. Su símbolo representa el flujo del agua.

De todo el zodiaco, Acuario es una de las constelaciones reconocida con mayor antigüedad. Los sumerios le dieron este nombre a la constelación, en honor a su dios An, que derrama el agua de la inmortalidad sobre la Tierra. Se encuentra en una región comúnmente llamada el Mar o Aqua por su prodifusión de constelaciones acuáticas tales como CetusPiscisEridanus. Algunas veces el río Eridanus se representa como lo que derrama la vasija de Acuario.

El conocido mito identifica a Acuario, que también era conocido como escanciador, con Ganimedes. Ganimedes es hijo de Laomedonte, rey de Troya. Su padre le encargó la tarea de guardar los rebaños en las montañas. Era, según los relatos, uno de los mortales más hermosos, de tal manera que Zeus, padre de los dioses, se enamoró perdidamente de él y convirtiéndose en águila (otra constelación) lo rapta y lo lleva al Olimpo. Como compensación Zeus regaló al padre del muchacho unos corceles divinos inmortales. En el Olimpo Ganimedes se convierte en el copero divino encargado de servir a los dioses.

Acuario generalmente representa la figura de un hombre, y cuando se consideran las estrellas que para un ser humano son muy tenues o indistintas de ver, toma la figura de un hombre con una jarra la cual derrama un líquido.

Acuario también ha sido identificado como Deucalión, el que se salvó junto a su esposa Pirra del diluvio universal enviado por Zeus, en la versión griega del mito.

 

¿Hoy que es…) ¿Ayer o mañana?

La vida es breve, la breve es vida, la vida es una breve vida; por cierto: ¿tú que breves vida?

No tengo problema en ser normal, pero la locura me parece más divertida.

 

 

 

Vuestro hobbie principal es poneros las pilas en el culete siempre, para salir lanzados y dispuestos a empezar proyectos nuevos y dejados inacabados los inisiados anteriormente. Por eso estáis bautizados como “los reyes del cambio” (En el firmamento cada signo es rey de algo menos los Leo magnánimus que es el rey de todo).

Por eso un tema que os da pánico es retomar empresas pasadas o arrastrar circunstancia de atrás, no queriendo nunca volver a repetir historias aburrida y decadentes. Por eso lo de viajar al pasado no os va nada, y, en cambio, os gusta aprender cosas nuevas sin dejar de experimentar creyéndoos los más listos que otros por ello. Pero en realidad lo que subyace en esta actitud es el temor a sentiros atrapados y comprometidos. Algo que os cuesta reconocer pero que si llegáis al fondo de la cuestión veréis que algo de verdad hay.

No hay nada que empecéis sin que antes le deis vueltas a la testa para pensar cuanto os durará, y como los lazos afectivos también os agobian, se os podría definir, igualmente, con otra corona de reyes: como la del desapego, porque os aterra “extrañamente” eso de perder vuestra libertad; y es “extraño” porque luego no sabéis que hacer con ella o al menos en algunos casos.

Vais muy deprisa para el resto de vuestros compis del Zodiaco, y sois imprevisibles con vuestras reacciones. Sobre todo porque lo que más os caracteriza es llevar la contraria a todos y con todo con tal de demostrar vuestra individualidad. ¡Vaya, que incluso os gusta que os llamen raros! ¿O preferís la palabra diferente?

 

Atentamente firma EL CONSEJO DEL ORÁCULO GALÁCTICO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *