EL ORÁCULO GALÁCTICO DE LEO, por Marisa Requena

LEO

Simboliza la fuerza de la vida y su símbolo representa la melena del león, pertenece junto a Aries y Sagitario al elemento fuego. Está regido por el Sol. Su signo opuesto es Acuario. El símbolo del león se basa en el león de Nemea, un león con una piel impenetrable, estrangulado por Heracles y elevado por Zeus a los cielos en honor de aquel.

Leo contiene muchas estrellas brillantes, destacando entre ellas α Leonis, llamada Régulo («pequeño rey» en latin), y que en la antigüedad recibió el título de «corazón del león», siendo conocida en la antigua Grecia como Cor Leonis y en la astronomía árabe como Al Kalb al Asad

El nacimiento de Leo se remonta a la antigüedad, aunque es posterior a los de AriesTauro y Sagitario. Leo, corresponde al León de Nemea, hijo de Tifón y Equidna, animal invulnerable que asolaba los campos devorando a las personas y al ganado. La primera tarea de Hércules fue matarlo. El León tenía como morada una cueva con dos entradas; Hércules taponó una de ellas y entró por la otra para sorprender a la fiera. Abrazó al león apretándolo hasta ahogarlo, y después con sus propias garras lo desolló y tomó para sí mismo su piel y su cabeza como casco. Zeus transformó al león en constelación para honrar a su hijo.

En Mesopotamia, simbolizaba el fuego y la culminación del caldeamiento solar en el hemisferio norte. En Egipto, representaba el Sol y la Monarquía. Los israelitas lo asimilaron con Judá, que se recuesta como el león, razón por la que figura en el estandarte del reino homónimo. La tradición judeocristiana lo relaciona con el evangelista San Marcos.

 

Te he perdonado, pero no creas que voy a olvidarme.

Un Leo

 

La jungla está llena de leones, pero un Leo siempre piensa que se diferencia del resto porque es especia; mejor: es el auténtico especímen del que se derivan los demás. Con lo cual…¡hay que ver cómo sois! Y es que no tenéis remedio, aunque tampoco estási por la labor de remediarlo. Solo os aferráis a la necesidad de que todo ser vivo os haga reverencias si se topa con vosotros.

Cada signo es el rey de algo, pero vosotros sois los reyes de todos los monarcas, y el supremo por ley (versión vuestra, claro) por designio divino, del Santo Oráculo Intercelestial. Pero los otros compis del Zodiaco no están dispuestos a adoraros y esto os molesta cantidad. Aunque tampoco os traumatiza, porque en vuestro fuero interno estáis convencidos de que con el tiempo, admitirán vuestra valía y cambiarán de opinión. Que tampoco es un mal modo para que enfoquéis el futuro si esto os hace felices.  Es mucho mejor que ir por ahí imponiéndose con rugidos que asustan al personal. Una actitud, por cierto, que a veces adoptáis con tal de inspirar respeto, pero que lo único que conseguís es suscitar desconfianzas y antipatías. Y eso no es conveniente pere nada en vuestra reputación, porque después os quejáis que os ven como ogros, cuando en realidad sois unos tiernos gatitos que hasta saben ronronear. ¡Claro, que según vosotros, esto no es culpa vuestra sino de los demás! Y todo, porque los muy tonticolos no se quieren enterar.

 

Firma, atentamente, EL CONSEJO DEL ORÁCULO GALÁCTICO.

 

 

 

One Reply to “EL ORÁCULO GALÁCTICO DE LEO, por Marisa Requena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *