CASTILLOS DE BARCELONA

Cataluña…tierra de castillos, caballeros, de juglares y de hadas.

Música: Recopilación de marchas moras

El castillo de Godmar situado en el término municipal de Badalona, fue  construido sobre una antigua villa romana, el castillo se encuentra situado en el valle de Pomar; no muy lejos se encontraron unas tumbas olerdolanas.​ Está documentado como alodio desde el año 1030. Esta fecha se ha relacionado con la adquisición del sitio por parte del obispo de GeronaGodmar III el año 989.​ Se ha especulado que el nombre del obispo Godmar pudiera ser el origen del nombre del barrio de Pomar, pero esta hipótesis ha sido descartada por razones etimológicas. A partir del siglo XII es el momento en el que también se suele datar la capilla del Santo Cristo, aunque las sucesivas reformas y la falta de documentación y de prospecciones arqueológicas han hecho imposible especificar la fecha real.​ Posteriormente, el alodio pasó al linaje de los Blanes-Centellas, que lo adquieriron en 1402, y de esta familia deriva la conversión y la denominación de la zona como Quadra de Blanes.

El castillo de Santa Florentina es un antiguo edificio medieval del siglo XI situado en Canet de Mar (CataluñaEspaña), y está edificado sobre la planta de una antigua fortificación romana. Guadimir de Canet fue su primer propietario. En el siglo XVI, pasó a manos de Dimas Muntaner, cuya familia lo regentó hasta el cambio de propiedad a favor de la familia Capmany, propietarios del castillo en la actualidad. En 1908 fue sede de estancia de Alfonso XIII, que concedió a Ramon de Montaner i Vila el título de conde de Canet. En 1910, fue ampliado y reformado por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner. Su fachada contiene unas gárgolas realizadas por el escultor Carles Flotats i Galtés.

 La revista Architectural Digest. Las casas más bellas del mundo lo cita en el número de noviembre de 1998. Dice el artículo que

sorprende ver sus muros tan antiguos con un aspecto tan actual. A veces se la quiere visitar por lo antigua y a veces por lo modernista, pero un modernismo que respeta admirablemente los cánones góticos de la vieja construcción, como lo demuestran los muebles, las esculturas, los tapices, los cuadros, la porcelana, el vidrio y las armas que llenan sus estancias. El conjunto resulta armonioso, solemne y, al mismo tiempo, sorprendentemente vivo.

Architectural Digest. Las casas más bellas del mundo, noviembre de 1998

Murallas

Torres

Ruinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *