PASEOS POR LA HISTORIA DEL ARTE. ARQUITECTURA. EL PUENTE DE ALCÁNTARA (TOLEDO), por Alfredo Pastor Ugena

El Puente de Alcántara se encuentra en la ciudad de Toledo y se levanta encima del río Tajo. Construido por los romanos, fue reemplazado por los árabes y de nuevo por Alfonso X después de su derrumbamiento por una riada. Fue uno de los puentes de acceso obligado para entrar en la ciudad. Contiene dos puertas en sus extremos, una en la torre medieval hexagonal almenada que ha llegado hasta nosotros, con un arco de medio punto que contiene otro arco de herradura. En lugar de la otra torre que desapareció, se levantó una puerta de estilo barroco. El puente tiene dos arcos de medio punto, siendo mayor el central y está muy cercano al Castillo de San Servando

Música: Ana Alcaide, Pasacalles sefardí. Sinagoga del Tránsito.Toledo

De origen romano (siglo III), fue reconstruido, a finales del siglo X, por los árabes, quienes le dieron el nombre de Alcántara, que significa “puente o arco”. Según una inscripción, el puente se acabó en el año 997 por Alef, hijo de Mahomat Alamerí, alcaide de Toledo nombrado por Almanzor. En 1258 fue dañado por una riada, lo que llevó al rey Alfonso X “El Sabio” a erigir uno nuevo. A esta última construcción pertenece el torreón occidental, modificado posteriormente bajo reinado de los Reyes Católicos, cuyas armas decoran sus muros; el torreón oriental fue sustituido en 1721 por un arco barroco.

            El Puente de Alcántara es una fundación romana levantada en el lugar en que el río Tajo ofrece una menor superficie para proyectar su ejecución. Ha sido, desde esa época, el punto de paso por el que las calzadas romanas cruzaban el Tajo, uniendo Zaragoza con Mérida y, en periodo árabe, para comunicar Zaragoza con Córdoba. Se trata de una construcción de tipo militar que sirve de entrada a la ciudad. Se compone de un gran estribo árabe del siglo X, con un arquito de herradura en su extremidad superior y dos arcos ligeramente apuntados con una pila intermedia. Perdura una de las torres principales, hexagonal con doble puerta y, empotradas en la fábrica del puente, se conservan piedras labradas visigodas.

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Era uno de los puentes que daba entrada a la ciudad de Toletum y era en el Medioevo entrada obligada para todo peregrino. Está fuertemente protegido con dos puertas fortificadas en sus extremos, siendo una de ellas de estilo barroco y otra construida en época medieval. Este puente ha sido objeto de constantes ataques en el periodo de la Reconquista, y vuelto a reconstruir. Fue declarado monumento nacional en 1921.

Fue durante la Edad Media la puerta por donde entraban las mercancías y las personas para tener un control de acceso a la ciudad. El lado oeste posee una puerta fortificada almenada con arco de medio punto que tiene en su interior otro de herradura. También tiene una estatua de San Idelfonso y el escudo de los Reyes Católicos.

            Debido a que durante siglos fue el acceso principal a la ciudad de Toledo, el trasiego de gentes, mercancías y los daños producidos por las sucesivas guerras, conquistas y reconquistas, el Puente de Alcántara ha sufrido numerosas reconstrucciones. La torre mudéjar del lado más próximo al Casco Histórico fue construida bajo mandato de Alfonso X, pero llama más la atención su remodelación a manos de los Reyes Católicos, todo un Puente Nuevo de Alcántara en Toledo.

Es precisamente uno de los elementos más impactantes de este Puente la puerta fortificada decorada con la imagen de San Ildefonso, el patrón de la ciudad de Toledo y el escudo de los Reyes Católicos, un símbolo del poder de Isabel y Fernando que encontrarás en cualquier rincón de la ciudad.

            No es nada extraño que este Puente de Alcántara fuera el lugar elegido por los romanos para entrar a la ciudad, tal y como cuentan las crónicas, ya que se trataba de uno de los puntos que unían las calzadas romanas del este y del sur en dirección a Zaragoza. Si accedes a Toledo por primera vez desde este Puente sentirás ese carácter contradictorio  toledano de accesibilidad y distanciamiento, porque Toledo está deseando acogerte entre sus calles laberínticas, pero al mismo tiempo se muestra incapaz de mostrarte todos sus secretos.

Y ya que estamos hablando de romanos, aunque sus huellas no queden reflejadas en la estampa actual del Puente de Alcántara, si observas las orillas del río desde el puente, aún son visibles unas piedras a cada orilla, restos de lo que fuera el famoso acueducto romano, que Toledo también tuvo. Una construcción que cayó en desuso en época musulmana y que evidenció ese gran problema de Toledo con el abastecimiento de agua, nunca resuelto a pesar de los esfuerzos de personajes como Juanelo Turriano y su artificio, hoy en día el uso actual del puente alcántara siguen pasando miles de personas que visitan Toledo.

             Es uno de los iconos de la ciudad y desde él se observa una vista panorámica de Toledo realmente excelente: permite contemplar cómo esta ciudad está situada en el meandro encajado que forma el río Tajo, rodeando la cintura del promontorio granítico sobre la que realzan monumentos como El Alcázar.

Abrazada, pues, por el meandro del Tajo, su posición geográfica guarda las causas de su longeva importancia. El hombre siempre encontró en el Torno del Tajo un lugar de privilegio estratégico para asentarse. En alto y rodeada por el foso natural del río, no deja dudas de su emplazamiento defensivo y de vigilancia. Por ello, algunos de los monumentos importantes están relacionados con su estructura militar: El Alcázar,  la muralla o el Castillo de San Servando.

 

Toledo se erige como una ciudad tolerante que entendió ser elegida por distintos pueblos-como los romanos- que la habitaron y supo respetar sus pasos conservando aún hoy huellas importantes y bien conservadas, que le han otorgado el sobrenombre de Ciudad de las Tres Culturas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *