LA FIESTA DE LOS MUERTOS, por el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”

La fiesta de la Muerte

La primera reflexión en torno a la celebración del día de muertos, es que ésta no se celebra de la misma manera en todo el país. La cultura sobre la muerte en México es tan rica y diversa como ricas y diversas son sus regiones, Estados y miles de poblaciones.

 

El día de muertos, también llamado “día de los fieles difuntos” o día de “todos santos”, se celebra de muy diferente manera en los ámbitos rurales que en los urbanos. En el campo, sobre todo en la zona centro y sur del país, el día de muertos está aún muy ligado a creencias y tradiciones ancestrales y permea una solemnidad y un sentido ritual y religioso. En todas las comunidades se observa un rasgo común que visto desde afuera nos asombra: un sentido estético sorprendente.

 

En los cementerios, las composiciones efímeras hechas con tierra, flores de cempasúchil, terciopelo, nube y alhelí, velas, canastas, papeles de colores, cruces de madera o de fierro, constituyen una de las más fértiles dimensiones del arte popular, que muestran esa capacidad natural de crear belleza.

 

Así mismo, en las ofrendas, se incorporan  diversos objetos que son producidos y utilizados específicamente para la festividad del día de muertos, considerados como artesanía ritual, tales como papel picado, candelabros, incensarios, sahumerios, velas, el alfeñique en las más variadas y coloridas formas, el pan en sus múltiples versiones y por supuesto no puede faltar la comida como el mole, el pipián, los tamales, el camote, la calabaza, el chocolate, o bien la  comida típica de cada lugar con las preferencias del difunto, sin olvidar la  fruta y la caña.

 

Es tal la riqueza de esta bella tradición, que en el año 2003, la UNESCO declaró a la Festividad Indígena del Día de Muertos en México, como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

En las ciudades, también se da un estallido de formas y colores, pero éstas se encuentran desprovistas de religiosidad y adoptan un sentido festivo más desenfadado y lúdico.

 

El altar de muerto, muchas veces no forma parte de las tradiciones propias de las ciudades – como es el caso de Zacatecas- pero han cobrado nuevos valores: se han convertido en un símbolo para artistas, instituciones culturales y sociales y para el sistema educativo.

 

Por una parte deviene en instalación artística y en performance, y es llevada a plazas, edificios públicos, museos (como en este caso) y centros culturales de México y de otros países; por la otra, se convierte para las instituciones educativas y organismos diversos,  en un medio de reafirmación de los valores culturales de México, para contrarrestar al anglosajón halloween.

 

También se realizan festivales, concursos (como éste Convocado por el Voluntariado Estatal de Zacatecas) o actividades culturales en torno a la muerte; las calacas abundan por doquier y no es posible entender la estética mexicana de la calavera sin la obra del grabador José Guadalupe Posada (1851 – 1913); sus calaveras, alejadas de la religiosidad, no solo son críticas o satíricas, también son divertidas y festivas.

 

Su representación, inventada y reinventada sin cesar, ha llegado a convertirse en un signo emblemático del nacionalismo mestizo y en una característica profunda y original del arte popular mexicano, que trasciende incluso la fiesta del día de muertos. Todo ello ha hecho que México tenga la peculiaridad de tratar a la muerte con sencillez y familiaridad; ante lo inevitable de la muerte, ésta se toma con humor.

 

Nos hemos acostumbrado a su cotidianeidad, a su visibilidad, a su risa, a comer las calaveras de azúcar ó chocolate, y a jugar con ella desde niños a través de la artesanía lúdica como “las cajitas de muerto” “los temblorosos”, “Las Calaveritas” y “los títeres de barro”, casi desaparecidos, pero que por fortuna aún se encuentran en Zacatecas.

 

 

La rama artesanal de la cartonería, destaca en estas fechas. En esta muestra titulada “La Fiesta de la Muerte” no solo encontraremos a los vendedores de incensarios, pan, flores, cirios, calabazas, etc., sino también a niños, que al igual que los niños zacatecanos, salen a las calles a pedir “el muerto” – que consiste en dulces- y que piden tocando en las casas mientras cantan:

 

El muerto pide camote

Si no se le cae el bigote

La viuda pide una ayuda

Para su pobre criatura

 

Nos asomaremos a los panteones zacatecanos “De la Púrisma” y “Panteón de Herrera” y encontraremos a reconocidos personajes que ya se nos adelantaron en el camino como Dolores del Río, Tin Tan, El Santo y hasta El Zorro, al fin y al cabo:

 

Es calavera el inglés,

y calavera el italiano,

lo mismo Maximiliano

y el Pontífice Romano

y todos los cardenales,

reyes, duques, consejales

y  presidentes de la nación.

En la tumba son iguales:

Calaveras del montón.

 

La instalación expuesta en el Patio Principal del Museo Zacatecano fue gestionada por Instituto Zacatecano de Cultura a través de la Unidad de Culturas Populares y facilitada amable y generosamente por el Museo Nacional de Culturas Populares. Son piezas realizadas por los artistas cartoneros:

Leonardo Linares Vargas

David Linares Vargas y

Raymundo Amezcua

 

La muestra expuesta en los corredores de la planta alta fue encargada directamente y realizada por la artista cartonera Gabriela Rosas Ponce quien radica en nuestro Estado y con su trabajo contribuye al rescate y fomento de la cartonería y otras expresiones del arte popular.

 

A través de esta Instalación, el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” se suma con entusiasmo a la Convocatoria del Voluntariado Estatal y a la vez brinda a los zacatecanos y visitantes la posibilidad de apreciar una bella muestra artesanal dentro de la celebración del tradicional “Día de Muertos”, que constituye una de las más ricas manifestaciones de la Cultura Popular.

 

 

Bibliografía:

 

  • Revistas – libros de “Artes de México” números 62 y 67.

 

  • Catálogo de la exposición “Arte Popular Mexicano – cinco siglos”, UNAM, 1997.

 

  • Catálogo de la Exposición “Viva la Muerte”, Metropolitan Transportation Authority (MTA), Nueva York, 1994.

 

  • Texto escrito por Martín Letechipia, 2005.

 

  • Ficha del Museo Nacional de Culturas Populares, 2011.

 

 

One Reply to “LA FIESTA DE LOS MUERTOS, por el Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde””

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *