JAMES BARRY (MARGARET ANN BULKLEY) LA MUJER QUE ESTUVO CONDENADA A SER HOMBRE, por Luis Manuel Moll Juan

Margaret Ann Bulkley

Música recomendada: Mozart

“Un cirujano tan inteligente como insolente” decía Charles Dickens sobre James Barry

James Barry Nació el 9 de noviembre de 1795 en la ciudad de Belfast, en Irlanda del Norte.

Su nombre real era Margaret Ann Bulkley,  hija de Jeremiah Bulkley ( Aunque algunos sectores están indicando que su padre fue el revolucionario latinoamericano Francisco de Miranda. Estos datos habría que investigarlos a fondo.), un abarrotero escocés y Mary-Ann Barry, hermana del artista James Barry -de quien tomó el nombre- profesor de la Real Academia de Londres.  Tenía el sueño de alcanzar  de acceder a la universidad y convertirse en médico cirujano , dado que el acceso a la medicina estaba vetada al sexo femenino, tuvo que hacerse pasar por hombre cambiando  tanto de identidad como de aspecto en sus modales,  en su manera de vestir y comportamiento ante la sociedad.  Esto fue gracias al apoyo de su familia, sobre todo el de su tío el pintor James Barry y el Conde Buchan, famoso por la defensa de las causas más audaces de su tiempo, entre ellas la de la igualdad de la mujer ante la ley, su derecho al sufragio y su educación en niveles superiores.  El conde, edito durante mucho tiempo la revista “Tre Bee” dedicada  a la defensa y promoción de la mujer.

James Barry

Realmente no fueron sus razones sexuales las que le motivaron a cambiarse de identidad, si no la incomprensión que había en aquella época, relativa a que las mujeres fuesen médicos.

Entró en la universidad de Edimburgo en el año 1809, obteniendo el doctorado de medicina en el 1812 cuando solo contaba 17 años presentado una tesis sobre la hernia crural que  fue publicada en latín y que dedicó al general Francisco de Miranda y al Conde de Buchan.

Al comenzar sus estudios, estuvo visitando constantemente la biblioteca  del revolucionario y general venezolano, Miranda, sita en la calle Grafton Way de Londres. Esta biblioteca alcanzaba un volumen superior a los 6.000 ejemplares entre libros de ciencias y medicina.

Autorretrato James Barry Su tío pintor del que tomaría el nombre. Galería Nacional de Irlanda,

Desde su graduación siempre estuvo haciendo de su trabajo una constante consigna de estudio y formación destacando siempre antes sus compañeros militares.  Durante su periplo por el continente africano, concretamente en Sudáfrica, realizó una cesárea con éxito, salvando a la madre y al hijo al que en reconocimiento le pusieron el nombre de  “James Barry Munnik”, convirtiéndose así en el primer doctor en realizar una cesárea en dicho continente. Promovió reformas médicas destacándose en la investigación sobre la enfermedad de la “sífilis” que en aquel tiempo se trataba de una enfermedad mortal. Fue homenajeada por Arthur Colley Wellesley, primer Duque de Wellington, vencedor de la Batalla de Waterloo, por su labor durante la epidemia de cólera que asoló y llenó de muerte a Malta en 1846.

Gewneral Miranda en su prisión de la Carraca-Cádiz-España- donde murió en 1816-Arturo Michelena-1896

Fue tan brillante su historial como médico militar,   llegó a General de Brigada del ejército inglés y a Inspector General de Hospitales en Inglaterra, lo que hoy en día llamaríamos: “Ministro de Sanidad”

Una mujer que tuvo que ocultar su sexo para ejercitar la profesión que amaba.

Fuente BBC

En el ejército, trabajó en muchos lugares diferentes y cuando vino de una campaña en Crimea, por el año 1845, traía consigo la “fiebre amarilla”, que fue arrastrando hasta su muerte que le sobrevino en el año 1865 a los 70 años

En julio 1865, en Londres, se le encomendó a una mujer llamada Sophia Bishop preparar el cuerpo de un eminente médico que acababa de fallecer de disentería. Se trataba de James Barry, que había alcanzado el altísimo rango de Inspector General de Hospitales Militares del ejército británico.

Sophia descubrió entonces que el Dr. James Barry era una mujer y tenía estrías en su cuerpo,  un indicio de que había dado a luz un niño. Sophia no dio a conocer la información hasta después del funeral. La historia acaparó los titulares durante un tiempo, pero no había pruebas concluyentes. La vergüenza institucional  impuso un embargo sobre el historial militar del Dr. Barry durante 100 años.

 

Con ella,  Escolapio, consiguió que una mujer llegase a las altas jerarquías del mundo de la medicina, no solo inglesa, sino europea y mundial. En un tiempo que destacó por muchas cosas y entre ellas por la discriminación de la mujer. Este hecho escandalizó a la sociedad inglesa durante mucho tiempo. Fue enterrada en el cementerio londinense de Kensal Green, y en su lápida podemos leer: Dr. James Barry, Inspector General of Hospitals. Died 26 July 1865, aged 70 years.

Tumba antigua que muestra el olvido al que estuvo sometida esta mujer.
Tumba actual

NOTA:    La primera mujer que logró estudiar medicina (sin ocultar su sexo) fue la norteamericana Elizabeth Blackwell (1821-1910) quien se graduó en 1849 en el Geneva Medical College de Nueva York, es decir, 37 años más tarde que Barry, o sea una generación después. Blackwell conoció a Elizabeth Garrett Anderson (1836-1917) en una visita a Inglaterra en 1859, y ésta logró eventualmente graduarse de médico en la Universidad de París en 1870 (nunca consiguió admisión a una universidad británica para seguir estudios médicos), siendo considerada como la primera médica en Inglaterra, 58 años (dos generaciones) más tarde que James Barry.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *