DE LO QUE UN VIEJO VENTERO CONTABA A SUS CLIENTES ENTRE TRAGO Y TRAGO, por Enrique Gracia Trinidad. Escritor, poeta y conferenciante.

— Hemos llegado, amigo, aquella es la venta de que os hablé. Pequeña y no muy limpia, pero suficiente. Tienen un aloque delicioso para refrescar el gaznate y, lo mejor de todo: el viejo ventero y sus historias.            — Si es como dice vuesa merced, merecerá la pena haber recorrido estas últimas leguas de más.            […]