LA ÉPOCA DEL IMPERIALISMO (1870-1914) por Fernando José Sánchez Larroda. Profesor de Geografía e Historia.

I.- INTRODUCCIÓN.

 

El tema que vamos a estudiar a continuación siempre ha sido objeto de enconados debates historiográficos. Esto es así porque subyace en el inconsciente colectivo como una de las principales causas de la primera gran catástrofe bélica sufrida por la humanidad en su historia a nivel integral. Estamos hablando de la I Guerra Mundial.

 

Siempre que hablamos de Imperialismo surge la misma cuestión. ¿Qué era? ¿Cómo lo podemos explicar? Una respuesta fácil de comprender  es definirlo como un sistema global en el que la cultura, la política y la economía mundiales estaban bajo el dominio directo de las grandes potencias occidentales blancas. En cuanto a sus causas hay una infinidad de ellas: políticas, demográficas, económicas e ideológicas.  A continuación las  expondremos en profundidad

La expedición de Burton y Speke

II.- CAUSAS DE LA EXPANSIÓN IMPERIALISTA.

 

1.- Económicas.

 

A finales del siglo XIX el desarrollo industrial del mundo occidental estaba estrechamente ligado a la expansión colonial ultramarina. Se necesitaban nuevos mercados para la obtención de materias primas y nuevas fuentes de energía a precio muy bajos. A la par se quería explotar mano de obra no cualificada y pagarla con sueldos muy reducidos. Todo, para aminorar costes. Por último, se monopolizaron las nuevas tierras en régimen de mercado de exportación exclusiva de los productos manufacturados de las metrópolis

 

2.- Políticas y demográficas.

 

a.- Políticas.

Entre otras, encontramos los siguientes objetivos de las grandes potencias:

– Aumentar su peso específico en la esfera internacional. En efecto, cuantos más territorios perteneciesen a una misma nación, ésta aumentaría su prestigio y por tanto, su capacidad de imponer sus propios intereses.

– El control comercial y militar de las grandes rutas marítimas y terrestres. El dominio de un gran número de puntos estratégicos obstaculizaría seriamente el desarrollo de los posibles competidores. La presencia de los ejércitos se hizo omnipresente  en las tierras vírgenes

Omperio de la Gran Bretaña en 1866. Drawing Cartografias Asociados. Londres.

2- Demográficas.

El mundo europeo estaba viviendo un crecimiento demográfico sin parangón. Ello era debido a:

– Las mejoras alimenticias derivadas del aumento de la producción agropecuaria. Consecuencia directa de la aplicación de las innovaciones zootécnicas y químicas, el campo había pasado de ser un mero elemento de subsistencia del ser humano a otro creador de beneficios. Es decir, se había pasado del

autoconsumo a la ganancia. Y con ello, el excedente sirvió para sustentar a un mayor número de personas.

– Los avances médicos,  sanitarios e higiénicos. La mejor formación de los médicos, la aparición de las vacunas y la esterilización de los instrumentos quirúrgicos beneficiaron al paciente. Al mismo tiempo, la construcción de alcantarillas y la desinfección de las calles en las grandes ciudades erradicaron muchas fuentes de enfermedades. Con ello descendió la mortalidad y aumentó la esperanza de vida. Mientras, en Europa la natalidad seguía creciendo exponencialmente. El viejo equilibrio vegetativo se había roto y el fantasma de la superpoblación amenazaba la estabilidad interna de las naciones.

– Consideración del colonialismo como solución para establecer fuera de la Metrópoli, los excedentes de población y a los elementos disidentes del sistema. Así, los países anglosajones convirtieron sus respectivas posesiones en lugar de asentamiento de las nuevas generaciones. De esta manera, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos se convirtieron en lugar de destino de británicos, irlandeses, eslavos e italianos. A la par, América Latina fue  el lugar de llegada de españoles e italianos.

Caricatura de Darwin y Emile Littré por André Gill

3- Ideológicas.

 

a.- “El Darwinismo Social”.

 

La apropiación de medio planeta por un reducido número de grandes países necesitaba de una justificación que contuviese cierta cantidad de verisimilitud  y de “ética”. Los políticos e intelectuales decimonónicos se fijaron en una teoría biológica emitida por el intelectual británico Charles Darwin  a mediados del siglo XIX. La “Teoría de la Evolución”.  

 

Elucubraron una teoría política y social a partir de ella, el “Darwinismo Social”. Ésta hundía sus raíces en las ideas darwinistas sobre la supervivencia del más apto y la selección natural. Insistía en la competición por los recursos naturales y las posiciones sociales. Defendía la “Eugenesia”, como sistema de mejora de la especie humana. Calificaba al hombre blanco superior a las demás razas (consideradas “inferiores”). Tanto a nivel cultural y técnico, como cultural y capacidad. Dicha superioridad le “legitimaba” a imponer su civilización y pensamiento al resto del mundo. Esta versión racista de la “evolución” se uniría al nacionalismo exaltado de las grandes potencias. Tuvo gran influencia en los países importantes a finales del s. XIX y principios del XX.

El imperialismo en el siglo XIX . El reparto del mundo. Banco de Inglaterra

III.- DIFERENCIAS ENTRE EL VIEJO COLONIALISMO Y EL IMPERIALISMO.

A pesar que el viejo colonialismo y el imperialismo guarden una gran similitud, también son dos fenómenos muy diferentes:

– En primer lugar el lapso de tiempo. Mientras que colonialismo clásico se desarrolló entre los siglos XVI al XIX, el nuevo lo hacían entre el XIX y el XX.– La ubicación. El clásico se centro principalmente en América. El imperialismo se localizó en África, Asia y el área del Pacífico.– La finalidad. En el viejo colonialismo se contemplaban las nuevas tierras como áreas de asentamiento de población. Lugares donde nacieran sociedades similares a las de las metrópolis. Contrariamente, las potencias imperialistas las consideraban territorios de ocupación. – El ritmo de expansión y la conflictividad. Entre los siglos XVI al XIX, el ritmo fue lento y poco conflictivo en general. Sin embargo, la expansión imperialista fue muy rápida y a menudo muy dura. Todo, debido a que la apropiación de tierras era prioritaria para los gobiernos.– Las relaciones entre blancos e indígenas. Se observa un gran mestizaje en los territorios sometidos al colonialismo clásico. Tanto es así que el mestizaje marcará la gradación social. En el mundo imperialista, los blancos forman una superestructura que dirige el territorio y viven en una “burbuja”. Evitando todo roce con los nativos.

Mapa de la penetración europea en África

IV.- FASES DE LA CREACIÓN DE UNA COLONIA.

Un territorio útil para una potencia determinada, antes de convertirse en su colonia pasaba por una serie de serie de fases. Etapas que se podían alargar en el tiempo:

1.- Estudio científico. Esta fase casi siempre era realizada por personajes con afán de aventura, evangelización o intelectual. Figuras, alguna de ellas rodeadas de cierto romanticismo. Tal es el caso del médico, explorador y misionero escocés David Livingstone. Doctor que se distinguió por cartografiar el continente africano, estudiar su fauna, flora y geología. Fue uno de los grandes luchadores contra la esclavitud.

2.- Evangelización. Labor realizada por los misioneros. No sólo consistía en introducir entre los indígenas una nueva religión. Llevados por la vocación e introduciéndose en lugares remotos y peligrosos (como Nueva Guinea), ayudaron a los nativos en sus necesidades primarias. A ellos se les debe la construcción de hospitales o enseñar a cultivar.

3.- Invasión militar. Se realizaba muchas veces aprovechando las rencillas entre tribus. Muchos nativos eran reclutados como explorados o rastreadores.

4.- Explotación, ocupación y segregación de los indígenas. Es la última de las fases. En ella el territorio pasa a un completo dominio de la Metrópoli.

Imperialismo inglés.

IV.- CLASES DE COLONIAS.

 

Si bien todos los territorios sometidos por una gran potencia occidental parecían tener la misma finalidad, ello no es así De este modo, podemos observar colonias de explotación, de poblamiento, los protectorados y los mandatos.

 

1.- De explotación.

El principal cometido de estos territorios era la explotación económica de sus riquezas naturales. En ellos encontrábamos un enorme desarrollo de grandes plantaciones de monocultivo (café, azúcar, cacao, té caucho). Al mismo tiempo había extensas explotaciones mineras (oro, diamantes, cobre). Los propietarios eran europeos y la mano de obra, indígena (con salarios muy bajos, de subsistencia)).

La “Metrópoli” monopolizaba la explotación y el comercio. A su vez se encargaba de la política de ocupación. Dentro de la administración había una gradación de cargos según el origen geográfico y étnico. Así, el Gobernador, los mandos militares y los funcionarios de élite eran europeos blancos. Mientras, el pequeño funcionariado y la tropa eran indígenas.

 

Omperialismo África Zulú

2.- De poblamiento.

Su finalidad primordial era recibir los excedentes demográficos que las grandes potencias europeas sufrían. Contingentes de población que, según algunos autores de la época, podían desequilibrar el “statu quo” del “mundo civilizado”. Sin embargo habría que aclarar que no todos los emigrantes fueron libres de elegir. De este modo, Inglaterra vio en estos nuevos territorios  una oportunidad de deshacerse de elementos no deseables. En consecuencia, delincuentes comunes y disidentes políticos como los irlandeses, fueron expulsados del país al mismo tiempo.

En el mundo anglosajón encontramos claros ejemplos de esta doble finalidad. Canadá Sudáfrica y Nueva Zelanda fueron regiones de asentamiento permanente de nueva población, recibiendo el apelativo de “Dominios”. Australia, sin embargo, fue considerada como una enorme prisión. Territorio inhóspito donde eran exiliados los “marginados sociales”. Allí. Los británicos, aprovechando su escasa presencia,  persiguieron brutalmente a los indígenas.

También Francia tuvo su colonia de poblamiento. Hablamos de Argelia. Región que acabó siendo considerada un departamento galo más. Esta potencia, lo mismo que Inglaterra dieron a estas tierras cierto nivel de autogobierno.

 

3.- Los “Protectorados”.

Eran territorios donde, en teoría, existía un Estado independiente, con su propia administración. Sin embargo, En la práctica, las autoridades locales estaban dominadas por un gobierno paralelo. Impuesto por una gran potencia occidental “protectora”. Los occidentales consideraban asuntos exclusivos suyos la defensa y la política exterior de la región Como ejemplos cabe citar Marruecos (España y Francia) y Egipto (Gran Bretaña).

 

4.- Los “Mandatos”.

Eran las antiguas colonias de las potencias derrotadas durante la I Guerra Mundial. Por orden de la recién creada “Sociedad de Naciones” fueron tuteladas y administradas por los vencedores del gran conflicto.

Coloniarismo

V.- CONSECUENCIAS DEL IMPERIALSMO.

 

Hubo un sinfín de consecuencias. Algunas nocivas y otras positivas, en principio.

 

1.- Cambios sociales y culturales.

La sociedad indígena, en general, cambió de estructura. La vieja, de índole tribal, se hundió. Y con ella las jerarquías tradicionales. Asimismo, la imposición cultural extranjera hizo perder a los nativos sus señas de identidad como civilización diferenciada (lengua, historia, religión). El mundo anglosajón les tratará con gran racismo, confinándoles a “reservas”.

 

2.- Cambios económicos.

Se impusieron los intereses económicos de la gran potencia colonizadora a la población nativa con la ayuda de la jerarquía local (a cambio de fuertes incentivos). Ello conllevó la instauración del sistema de plantación de monocultivo y el abandono de la agricultura tradicional, base de la alimentación indígena. Esto llevó al hambre a la población regional. Ésta, para subsistir se convirtió en mano de obra barata. La imposición de una economía monetaria de mercado acabó por hundir la renta nativa.

Otra consecuencia directa de la colonización fue la ruina de las manufacturas autóctonas al no poder competir con los productos importados de la Metrópoli. Es el caso de La India.

La construcción de infraestructuras (ferrocarriles, puentes, carreteras y puertos), también fue muy importante. Construidas para intensificar la explotación de la riqueza natural regional, cambiaron sin remedio el paisaje tradicional. Sin embargo beneficiaron en mayor o menor medida a los nativos, que también pudieron utilizarlos

 

Tren colonial en Afganistán

3.- Otras transformaciones.

 

a.- Sanitarias.

 

Entre otras cabe resaltar:

 

– Presencia de médicos occidentales. Éstos impusieron la práctica de la medicina occidental en detrimento de la local. Calificada por los blancos como brujería y, en el mejor de los casos, como superchería, era un conjunto de remedios basados en la naturaleza y su observación. Conocimientos seculares, que, a pesar de todo, siguieron utilizándose.  

 

-Implantación de medidas higiénicas. Muchas veces inexistentes en las poblaciones nativas más primitivas

 

– Las grandes vacunaciones.

 

-Construcción de grandes hospitales.

 

Todo ello llevó a la finalización de las grandes epidemias y el descenso de la mortalidad. De este modo creció el número de habitantes.

 

b.- Alfabetización y escolarización.

 

La construcción de escuelas aumentó  el nivel académico regional. Sin embargo, la imposición de la lengua, la historia, las costumbres y tradiciones  de la Metrópoli, llevó al fenómeno de la aculturización. Un claro ejemplo lo tenemos entre los nativos norteamericanos, a quienes se les imponía un nombre occidental anglosajón, se le prohibía hablar su idioma y practicar sus rituales.

 

c.- Religiosas.

 

Estuvieron en manos de las órdenes religiosas. Éstas llevaron a cabo la construcción de hospitales, escuelas e iglesias. Los misioneros fueron, tal vez, los únicos blancos que trataron de ayudar de un modo serio a los indígenas. Su utilización por la clase política en beneficio propio, fue muy patente.

Amputaciones en la era colonial

VI.- LOS GRANDES IMPERIOS.

 

1.- Gran Bretaña.

 

Esta potencia en el siglo XIX ya tenía un gran imperio. Si a esta circunstancia le añadimos que en ella nace la “Revolución Industrial”, veremos que su necesidad de expansionismo a nivel mundial era prioritaria. Sus áreas de actividad fueron África, Asia y Oceanía.

 

a.- África.

 

En 1870, Gran Bretaña comienza la colonización. Su principal motivo era dominar la fachada oriental de África construyendo un ferrocarril que uniese El Cairo (Egipto) y Ciudad del Cabo (Suráfrica). Es decir, una expansión N-S, con lo que se controlaría las rutas del Océano Índico. De este modo se obtuvieron las mejores regiones productoras de oro y diamantes. Asimismo, se dominó la vital vía marítima del Canal de Suez. Ruta estratégica de 163 kilómetros de extensión, construida entre Port Saíd, en el Mediterráneo y Suez, en el Mar Rojo. Su construcción redujo el trayecto de los viajes marítimo comerciales entre Europa y el sur de Asia. Al evitar rodear África por su extremo sur. Su extensión en Sudán chocó con los intereses de Francia, dando lugar al episodio de Fachoda (1898), que podía haber acabado en un enfrentamiento armado.  

 

En los períodos de 1880 – 1881 y 1899 – 1902, se dio la “Guerra de los Boers”. En ella se enfrentó Gran Bretaña con los colonos de origen holandés (“Afrikáneres”), habitantes del Orange y el Transvaal. Se inició ante las pretensiones británicas de dominar todo el  territorio ante el descubrimiento de importantes minas (oro, diamantes).

 

b.- Asia.

 

La colonización británica en Asia se concentró en la India. La potencia marítima poseía las localidades de Calcuta, Bombay y Madrás, desde el s. XVIII, mediante la “Compañía de la Indias Orientales”. En 1857, el fracasado el motín de los “Cipayos” (soldados nativos al servicio de los ingleses), fue la justificación para el dominio directo del subcontinente por un virrey. Se realizó todo tipo de reformas militares, económicas y administrativas, que convirtieron a la región en el mejor ejemplo de la actuación imperialista. La India pasó de ser una región productora de textiles de algodón, a ser un inmenso mercado de importación de manufacturas inglesas y de exportación de materias primas y mano de obra barata. Además, posibilitó una fuerte inversión de capital ante la necesidad de construir infraestructuras.

 

En la Península de Indochina, con la anexión de Birmania (1886), se frenaron las pretensiones francesas en la zona (SE. Asiático).

 

En el área china, a principios del s. XIX, Europa sólo tenía enclaves comerciales. Gran Bretaña compraba té y seda a cambio de la venta de opio cultivado en la India. Desde 1839, China prohibió el comercio y consumo de opio. Sin embargo los británicos siguieron vendiéndolo. Esta situación dio lugar a las denominadas “Guerras del Opio” (1839 -1842; 1856 – 60). Tras estos conflictos, los ingleses consiguieron el enclave de Hong Kong y la apertura comercial de 11 emplazamientos portuarios chinos. Entre 1855 y 1911, lograron establecerse en el S. de China, el río Yang Tsé Kiang (el tercero más largo del Mundo) y la Península de Shandong. Con ello, se inició la explotación minera, ferroviaria y el control del comercio. Fue el origen de la gran insurrección nacionalista y antioccidental de loa “Bóxers” (noviembre 1899 – septiembre 1901), que finalizó en fracaso.

Caricatura del imperialismo en China

c.- Oceanía.

 

En esta región del Océano Pacífico, Gran Bretaña conquisto la isla continente de Australia y el archipiélago de Nueva Zelanda y los convirtió en colonias de poblamiento. La primera, en principio fue, como vimos ya,  un gigantesco penal.

 

2.- Francia.

 

a.- África.

 

Francia pretendía controlar una franja horizontal en sentido E. – O. Desde Argelia dominó Marruecos, Túnez, llegando a  Sudán donde tuvo lugar el enfrentamiento franco – británico de Fachoda. Tras el episodio, el Canciller de “Hierro” alemán, Bismarck, propulsó la “Conferencia de Berlín” (1885). Se realizó con dos objetivos. 1- evitar nuevos conflictos; 2- establecer las condiciones del reparto colonial de África, en el que Alemania participaría activamente. Es lo que se conoce como el “reparto del mundo”.

 

b.- Asia.

 

En esta zona, los franceses se centraron (desde1857), en la Península de Indochina (“Cochinchina”). Allí anexionaron la región del Mekong, crearon los protectorados de Camboya, Tonkín,  Annam y Laos.  También establecieron concesiones en el SO. de China (1855 -1911).

Copnferencias de Berlín en 1884

3– Bélgica.

 

Leopoldo II de Bélgica adquirió la cuenca del río Congo en régimen de propiedad privada. El nuevo territorio se convirtió en una colonia de trabajos forzados, donde se explotaba el caucho. Los beneficios obtenidos del trabajo con un trato cercano a la esclavitud,  de los nativos, fueron directamente a las arcas de la Corona. A su muerte, donó el territorio a los belgas.

 

4.- Alemania.

 

Con un gigantesco desarrollo industrial y una gran necesidad de encontrar mercados de materias primas y de exportación de manufacturas y de inversiones, había llegado tarde al reparto del mundo. La nueva potencia continental sólo pudo establecerse en Tanganica, África Sudoccidental, Togo, Camerún y algunos archipiélagos del Pacífico.

 

Ejecución con cañones de rebeldes que participaron en las revueltas coloniales indias en 1857, por las tropas inglesas.

5.- Otras potencias.

 

Italia, rememorando el antiguo Imperio Romano, adquirió en África la actual Libia. Posteriormente, en el s. XX se apoderó de Etiopía, única nación que había escapado del reparto colonial de África (1936-1941).  Holanda dominó el archipiélago de Indonesia (entre el SE. Asiático y Oceanía). Portugal controló en territorio africano, Angola, Mozambique y Guinea – Bissau. España adquirió enclaves en Guinea Ecuatorial, el Sahara y el Rif. EE. UU. se extendió por el área del Pacífico (Filipinas y Hawái, 1898), el Caribe (Cuba y Puerto Rico, 1898; R. Dominicana) y Centroamérica (una franja que unía el canal de Panamá y Nicaragua).

 

Japón se extendió por Corea (aliada de China), dando lugar a la Guerra Chino – Japonesa de 1894 -1895, que finalizó con la victoria nipona. Ello permitió el control de Taiwán y Port Arthur (China)

 El expansionismo japonés hacia Manchuria y Corea chocó con los intereses del Imperio Ruso en la zona. Tras algunas negociaciones, ambas potencias entraron en guerra (1904 -1905). La superioridad militar de Japón frente a un país europeo, se puso en evidencia por primera vez. El conflicto concluyó con el tratado de Portsmouth. Para Rusia supuso el comienzo de la Revolución de 1905. 

 

El Imperio Ruso se expandió por el E., hacia las tierras vírgenes de Siberia (desde el s. XVII).  Hacia la península volcánica  de Kamchatka, a orillas del Océano Pacífico. Hacia el S., se enfrentó con Gran Bretaña por el control de Irán,  Afganistán (1888) y el Tíbet.

Imágenes y dibujos del colonialismo

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

BAILEY, PAUL: “China en el siglo XX”. ARIEL. Madrid. 2002.
CHESNEAUX, JEAN.: “Asia oriental en los siglos XIX –XX”. Col.: “Nueva Clío”. Vol.: 45.  LABOR. Barcelona 1976.
CHEVALIER, FRANÇOIS.: “América latina. De la independencia a nuestros días”. ”. Col.: “Nueva Clío”. Vol.: 44.  LABOR. Barcelona 1979.
COQUERY-VIDROVITCH, CATHERINE: “África negra de 1800 a nuestros días”. Col.: “Nueva Clío”. Vol.: 46.  LABOR. Barcelona 1976.
FOHLE, CLAUDE.: “La América anglosajona”. De 1815 a nuestros días”. ”. Col.: “Nueva Clío”. Vol.: 43.  LABOR. Barcelona 1976.
GOMIS, JOSÉ PABLO; LATORRE, FERNANDO; SEBASTIÁN, RAMÓN: “Historia del Mundo Contemporáneo”. ECIR. Valencia. 2015.
DE SALIS, J. R.: “Historia del Mundo Contemporáneo”. T. 2 “Las grandes potencias 1887-1904”. T. 3 “La crisis del liberalismo (1905-1914)”  LABOR. Barcelona. 1979.
HOBSBAWM, ERIC.: “La era del Imperio (1875-1914)”. LABOR. Barcelona. 1989.
  1. AA.: “Asia, África y América Latina. Siglos XIX y XX”. SALVAT EDITORES, S. A. Barcelona. 1983.
  2. AA.: “Historia del Mundo Contemporáneo”. SM. Madrid. 2002.
  3. AA.: “Historia del Mundo Contemporáneo”. VICENS VIVES. Valencia 2016.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *