EL PENSAMIENTO DE RAMÓN LLULL por Almudena Mestre

Ramón Llull este gran pensador, de origen mallorquín, que murió  un 9 de junio de 1315 aportó sus ideas a la cultura hispano-árabe a través de su multitud de obras.

Se le considera un escritor de renombre por su formación del catalán literario nacido en Palma de Mallorca, en el seno de una familia barcelonesa establecida en la isla a raíz de su conquista por Jaime I (1229). Filósofo, poeta, místico, teólogo y misionero siendo uno de los primeros próximo a los franciscanos que utilizó la lengua neolatina.

Ramón Llull

Casado y padre de dos hijos, era senescal del futuro Jaime II de Mallorca y cultivaba la poesía cortesana al uso, cuando una serie de hechos, entre ellos la impresión que le causó un sermón sobre Francisco de Asís (1263), le decidieron a emprender una vida dedicada por entero al apostolado. Dejó su familia y sus bienes; peregrinó a Santa María de Rocamadour, cerca de Tolosa, y a Santiago de Compostela. Aconsejado por Ramón de Penyafort, prosiguió su formación en Mallorca, donde aprendió árabe, frecuentó la abadía cisterciense de La Real y se dedicó a la vida contemplativa en una cueva del monte de Randa.

Ramón Llull abarcó todos los géneros literarios en una vasta obra con una enorme diversidad de temas tratados siendo por tanto uno de los grandes enciclopedistas de la edad media con un total de 243 obras escritas y publicadas en latín, catalán y árabe dentro de las que destacarían dentro de la filosofía (Ars magna), la ciencia (Arbre de sciència, Tractat d’astronomia), la educación (Blanquerna, que incluye el Llibre de Amic e Amat), la mística (Llibre de contemplació), la gramática (Retòrica nova), la caballería (Libro del Orden de Caballería), novelas (Llibre de meravelles, que incluye el Llibre de les bèsties)…

Ars Magna

El núcleo de la aportación de Llull es lo que él llamaba el Arte: un sistema general de interpretación de la realidad visible e invisible, que se sirve de técnicas semimecánicas, de notación simbólica y de diagramas combinatorios. El Arte es el fundamento de la apologética y proporciona una base metodológica única para todos los campos del saber del siglo XIII: de la teología a las ciencias naturales y humanas. Ramon Llull escribió obras de carácter enciclopédico, científico, filosófico, teológico y apologético, místico, pedagógico, literario entre las que podemos destacar un relato autobiográfico, Vida coetània, dictado a sus discípulos de la Cartuja de Vauvert (París) en 1311; en 1274 culminaba la redacción de Libre de contemplació y Art abreujada d’atrobar veritat, dos de las obras más representativas de su pensamiento filosófico; varias y repetidas reelaboraciones: Art demostrativa (1283), Taula general (1293), Lògica nova (1303) y Ars Dei (1308), entre otras.

Entre los textos de tradición agustiniana y neoplatónica, confluyen otras artes a tenor de otras dimensiones que presenta la experiencia de conocer, así Art de contemplació (1282-1287) o Art amativa (1289); de forma que, dentro de la producción luliana, las obras filosóficas no pueden disociarse de otras de carácter enciclopédico, contemplativo, místico o incluso narrativo. De ello son exponente Libre de contemplació (1274) y Arbre de filosofía d’amor (1298) que bajo un mismo título reúnen en feliz síntesis todas las características antes enumeradas.

Dentro del misticismo podemos encontrar obras como Libre de Santa Maria (1290), diálogo entre personajes alegóricos sobre las excelencias de María, que el entusiasmo del autor convierte en vibrante homenaje de enamorado, y Libre d’amic e amat (1276), compuesto de 365 versículos de prosa poética, donde elementos de la lírica provenzal, de la mística árabe y del Cantar de los cantares, contribuyen a enriquecer con sutiles matices la expresión de las relaciones entre el alma y Dios. Esta obra será incorporada después a la novela Blanquerna (1283), vigoroso retablo de la época, donde el protagonista, impulsado por sus convicciones religiosas a buscar la perfección, conoce todos los estados de la vida cristiana. También trazada con sentido itinerante es la novela Libre de meravelles (1288) o Félix, nombre del protagonista, cuyo inquisitivo peregrinar es el hilo conductor de penetrantes reflexiones sobre la belleza de la creación. Libro dedicado al sujeto cielo de los seres, el cielo imperial que glorifica a todos los cuerpos, en uno de sus capítulos y en el otro, se centra más en el firmamento. Llull vuelve a demostrar una vez más la influencia de los cuerpos celestes. Los doce signos y los siete planetas tienen cualidades apropiadas – calor, humedad, frialdad y sequedad – que influyen sobre los cuerpos terrestres, emanando de Dios como símbolos de la propia creación. Sin embargo, los cuerpos celestes no influyen en el alma humana.

Árbol de la Ciencia

El Árbre des Science es una de las obras más extensas de Llull escrita en Roma en 1295-1296. Se presupone la cadena de los seres o los nueve sujetos, siendo el árbol elemental el mecanismo origen de la creación del mundo sublunar. En el Tractatus novus de astronomía consta de cinco partes; la primera dedicada a los signos y a los planetas en la que se habla por primera vez del arte dedicado a la astronomía; en la segunda parte, se dedica importancia a la figura de la astronomía Ars generalis ultima o Ars brevis con ocho círculos concéntricos que rotan excepto el extremo que es fijo. La figura tiene ocho círculos con los doce signos del zodiaco; en la tercera parte aparecen conjunciones entre signos y planetas;  en la cuarta parte, tendríamos las críticas de Llull a los astrónomos y en la quinta y última, se dan las soluciones a los problemas existentes en la astronomía. Para Llull, la astronomía es la pieza más importante en sus mecanismos a la que sin duda se le aplica el mecanismo artístico.

Dentro de la poesía destaca Lo desconhort y Cant de Ramon, piezas de corte autobiográfico que, compuestas en momentos adversos (entre 1295 y 1300);  Plant de Nostra Dona Santa Maria, que recrea con devota inspiración las lamentaciones de María al pie de la Cruz. El resto de sus composiciones en verso son piezas más bien didácticas que ponen metro y rima al servicio de una fácil memorización por parte del destinatario; es el caso de Los cent noms de Déu y Medicina de pecat, entre otros.

Predomina un estricto carácter didáctico en una serie de obras en prosa como Libre de l’orde de cavalleria (1275), sobre la formación cristiana del caballero, que influiría con intensidad en la obra de Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, Tirant lo Blanc (1490); el Libre del gentil e los tres savis (1276), ejemplificación narrativa de cómo podría aplicarse el método expuesto en Art abreujada y el Libre de mil proverbis (1302).

Ars Magna de Ramón Llull

Dentro del género literario científico nos encontramos su famosa obra los Proverbios (Liber proverbiorum) escrita en 1296 como una proyección del Árbol de la Ciencia. El proverbio para Ramón Llull es una fórmula mediante la cual se enseña en pocas palabras lo que en otras obras tratados expone ampliamente. En cierto modo parece un catecismo enciclopédico de su doctrina luliana. Constituye una metafísica descendente donde arriba está Dios con sus razones y dignidades y abajo el universo creado por él. Su pensamiento se acerca al ideal de Platón y hegeliano de una lógica a la vez, ontológica. Dios es la piedra angular del pensamiento luliano, la medida del ser y del conocer. Su tema es la unidad humana que es semejanza de la divina  que se alcanza por medio del camino de la conversión. Por su temática, los Proverbios de Llull se pueden situar dentro del género literario-científico aunque por su temática se encuadrarían dentro de los escritos teológicos por una parte y por otra, entre los filosóficos y morales.

De esta forma, en sus Proverbios compone fórmulas más o menos largas dentro de sus tesis morales, teológicas y filosóficas.

 

Llull creó una maquinaria inventiva – Ars Magna – con el fin de convencer a los infieles  para que creyeran en Dios de la religión católica. Así los conocimientos calculísticos y astronómicos de Llull distaban mucho de los que realmente se habían conseguido durante la edad media. En esta época no se distinguía entre el concepto de astronomía y astrología. La teoría de Llull no se desvincula de los cuatro elementos, es decir, de la teoría elemental.

Se le considera un gran novelista al proponer temas contemporáneos y uno de los primeros escritores que usó la lengua popular, en su caso el catalán, para tratar temas reservados a la lengua sabia, es decir el latín, como por ejemplo la teología, la filosofía y la ciencia. Llull apologista del cristianismo promovió escuelas de misioneros y concibió un nuevo método para la conversión.

Ramón Llull

BIBLIOGRAFÍA:

 

  • Actas del VIII Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval. (Santander, 22-26 de septiembre, 1999, Universidad Menéndez Pelayo).
  • Egea i Ger, Marc (2000). La cosmología de Ramón Llull.(Llull, 23, pp. 295-313).
  • Trías Mercant, Sebastià. (1997). Las claves hermenéuticas del pensamiento de Ramón Lllull. (Revista Española de Filosofía Medieval, 4, pp. 51-64).
  • http://quisestlullus.narpan.net/esp/index_esp.html
  • http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1948

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *