EL EMPERADOR QUE QUISO SER MUJER

Marco Aurelio Antonino (Emesa, Siria; c. 203-Roma, 11 de marzo de 222) fue un emperador romano de la dinastía Severa sucesor del emperador Carcalla y que reinó desde 218 hasta 222. Su nombre de nacimiento era Vario Avito Basiano, hijo de Julia Soemia Basiana y Sexto Vario Marcelo, y en su juventud sirvió como sacerdote del dios El-Gabal en su ciudad natal, Emesa. Al convertirse en emperador tomó el nombre de Marco Aurelio Antonino Augusto, conocido como Heliogábalo -en referencia a una deidad erótica de los fenicios- de tendencia transexual, ofreció una gran recompensa al médico que le convirtiese en mujer quirúrgicamente. Al no encontrarlo, lo sustituyó por la circuncisión.

Las rosas de Heliogábalo. Cuadro de Lawrence Alma-Tadema

Como ya hicieron ciertos emperadores romanos antes, vagaba por las calles de la ciudad, al anochecer, disfrazado de mujer, ofreciendo su cuerpo a los desconocidos para el intercambio físico. Visitaba a los burdeles y contentaba a los clientes.

En Roma nadie se atrevía a rechazar una invitación para cenar con el emperador. Lo mejor que se podía esperar era una velada de lo más desagradable; lo peor una muerte particularmente indigna. Porque el joven emperador dedicó su corto reinado a gastar pesadísimas bromas a algunos de sus infortunados súbditos

Busto de Marco Aurelio Antoninno-Heliogábalo

Una de sus diversiones predilectas era la de invitar a cenar a los siete hombres más gruesos de Roma, a los que les servía comida artificial elaborada con cristal, mármol y marfil que estaban obligados a comer. Sus despilfarros vaciaron las arcas romanas. Se dice que fue el primer romano en usar prendas confeccionadas totalmente en seda llamando mendigos a aquellos que usaban por segunda vez una vestimenta que hubiese sido lavada. Para ocupar la prefectura del Pretorio llamó a un bailarín que había actuado en Roma como actor, nombró prefecto de la guardia al auriga Cordio y prefecto de los víveres al barbero Claudio. Ordenó recaudar los impuestos de herencias a un mulatero, a un corredor, a un cocinero y a un cerrajero.

Heliogábalo como gran sacerdote del sol

Con escasamente 17 años, se casó con un esclavo llamado Hieracles y antes que abdicara en favor de su esposo y se convirtiese en emperatriz, su guardia pretoriana lo asesinó, por orden de su propia abuela,  ahogándolo en excrementos de una letrina y luego lo arrojaron al Tiber junto a su madre Julia Soacmias. Fue reemplazado por su primo Alejandro Severo.

Monedas de Marco Aurelio Antoninno

Heliogábalo es uno de los emperadores romanos más vilipendiados por los historiadores antiguos. Por ejemplo, Edward Gibbon escribió que Heliogábalo «se abandonó a los placeres más groseros y a una furia sin control». B.G. Niebuhr consideró que el nombre de Heliogábalo quedaba grabado en la historia por encima de otros debido a su «indescriptiblemente desagradable vida».

Busto de Julia Soacmias, madre de Marco Aurelio Antonnino

 

Busto de Heliogábalo

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *