POEMAS DE ALFREDO VILLAVERDE (España)

UNA ESFERA MACIZA y respingona

que cobra vida propia a cada paso.

Una pulpa frutal, ¿sandía acaso?

nacida de la tierra que ella abona.

Si tacto, muerdo y beso, me emociona

la carnal densidad en la que baso

mi lujuria de sueños, mi fracaso

si no sé darle ritmo a tu poltrona.

Inocencia y perfidia te apadrinan

desde la cuna al cenit donde creces

en brazos del amor y del deseo

pues ya dice el refrán si te veo

no lo podré olvidar, pues enloqueces

a todos los que, griego, te imaginan.

 

 

 

de su libro los dardos de Eros


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *