CASTILLOS DEL BAJO MARESME por Jesús Roig Grau

Castillos del Bajo Maresme.  En esta ocasión trataré el de Dosrius y el de Santa Florentina (Canet de Mar).

 

 

Castillo de Santa Florentina

Castillo de Santa Florentina

 

Este castillo que se encuentra en la localidad de Canet de Mar se encuentra en muy buen estado debido a que ha estado restaurado.

Para acceder a él, nos situamos en la riera Gavarra, debemos subir y girar a la derecha cuando encontramos la ronda Sant Jordi, continuamos hasta empalmar con la ronda Dr. Inglés y seguimos hasta que encontramos la calle Doctor Marià Serra, giramos a la izquierda, que nos conduce directamente al castillo.

Hay la creencia que la parte más antigua del castillo data del siglo V, según el arquitecto Pere Domènech y Roura tiene muros de época romana, aunque los arqueólogos no han podido hacer excavaciones exhaustivas para determinarlo. Aparece documentado por primera vez a comienzos del siglo XI como una casa fuerte -o domus- y dependía jurisdiccionalmente del castillo de Montpalau. En el siglo XV, Ferrer de Canet obtuvo el permiso para reconstruir su casa fuerte, hizo un peregrinaje en Roma y cuando volvió le cambió el nombre por el de Santa Florentina, porque el papa Benet XII le regaló sus reliquias. En el año 1430, el castillo fue incendiado por los siervos de la gleba. A mediados del siglo XIX se encontraba en un estado lamentable. El castillo estuvo reconstruido por el arquitecto Luís Domènech y Montaner entre mediados de la década del 1880 y el 1912, aunque el 1909 se acabaron oficialmente las obras, pertenecía a su tío Ramón Montaner y Vila. En el año 1909, la reconstrucción fue bendecida por el rey Alfonso XIII aprovechando el nombramiento de conde del Valle de Canet a su propietario. El arquitecto se dedicó a recuperar piezas de estilo medieval de otros lugares, uno de ellos fue del monasterio del Cortado. En el año 1921, cuando murió Ramón Montaner, heredó su hija Julia, que estaba casada con Ricardo de Capmany y Roura; finalmente lo heredaron María Teresa Capmany y Florentina Capmany. Aun estando habitado y siendo privado, se realizan visitas guiadas.

Patio de armas y detalles del castillo de Santa Florentina

La entrada al castillo se hace mediante un portal redondo con dovelas, dos figuras de leones encadenados con posición de sumisión y dos cipreses dan a la entrada un ambiente de bienvenida; encima del portal hay un escudo, varias aspilleras y un matacán. Pasada la entrada, nos encontramos con el patio interior o de armas, aquí hay unos cuántos ventanales góticos y unas arcadas procedentes del Priorat del Tallat, cerca de Reus. Desde el patio se puede acceder a la bodega, también al primer piso, dónde a mano izquierda entramos al salón principal dónde hay una pintura de Pablo Bejar del 1895 en qué se representa Guifré el Piloso con la estampa de la mano llena de sangre formando las cuatro barras de la señera de Cataluña. Tiene una chimenea muy trabajada que, aun cuando no está documentada, se cree que la hizo el escultor Didac Massana. Junto al salón se encuentra el comedor, dónde hay una lámpara de cristal de Murano del siglo XVIII. Desde el comedor se puede salir a una terraza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Castillo de Dosrius

Este castillo que se encuentra en la localidad de Dosrius, se encuentra en ruinas. Para acceder a él, la haremos desde el pueblo de Dosrius, nos dirigimos a la urbanización El Castell, entramos por el camino del castell y subimos por la calle Mil Pins hasta que se acaba el asfalto, entonces seguimos por una pista de tierra hasta que encontramos una bifurcación a la derecha que hemos de coger y nos conduce directamente al pie del castillo. El documento más antiguo que hace referencia a este castillo data del año 1114, lo cita con el nombre de castillo Dúos Rivos, debido a que se encuentra arriba del valle dónde desembocan las rieras de Canyamars y Rials. En el año 1128 encontramos otra referencia con el nombre de Duorum Rivium. Se debía de construir a mediados del siglo XI, coincidiendo con la desaparición del castillo de Montalt. Desde el siglo XII hasta la primera mitad del siglo XV, el castillo de Dosrius dependía del cenobio cluniacense de Sant Pere de Casserres (Osona), que entró en decadencia durante el siglo XIV; el hecho de que este castillo fuera des de un inicio del monasterio de Casserres es un misterio, una de las hipótesis es que en aquella época era frecuente que los nobles y magnates traspasaran sus tierras a la iglesia, a través de donaciones y legados testamentarios. En el año 1148 aparece el primer señor de Dosrius conocido, es Ramón de Dosrius, este apellido tendría la señoría del castillo hasta el año 1277, donde Saura de Dosrius se casó con Bernat de Cartellà, señor de Maçanet, Vidreres y Tordera; tuvieron dos hijos, Bernat y Galceran, este último que era el primogénito, heredó este castillo, más tarde se casó con Elisenda de Paulan y tuvieron un hijo, Bernat de Cartellà, que más tarde heredaría todos los bienes de los padres. Este se casó con Inés de Palau y tuvieron dos hijos, Elisenda y Galceran.

 

Castillo de Dosrius

Galceran de Cartellà casado con Blanca de Corbera, traspasó la señoría de este castillo a su hijo Ramón Berenguer de Cartellà; este se casó con Blanca de Argentona y tuvieran una hija, Isabel de Cartellà. En el año 1373 Isabel de Cartellà y de Argentona, señora de Dosrius y Canyamars, se casó con Guillem de Cartellà-Contellet-Mataró; el hijo de este matrimonio, Pere Galceran, se casó con María Pau el 1415, tuvieron dos hijas, Isabel, la primogénita, se casó el año 1437 con Galceran-Montserrat de Sentmenat y Casa-sàgia, señor del castillo de Santa Fe. En el año 1453 compró al monasterio el dominio directo y alodial del castillo y la baronía de Dosrius por 10.200 sueldos barceloneses. Cien años más tarde, Elisabet María de Sentmenat, señora de las baronías de Sentmenat y Dosrius, del castillo de Pera, Fals y Canyamars, desposeyó a su primogénito, Jaume Miquel Folch de Sentmenat, por inobediencia e ingratitud, entregando la posesión de Dosrius y Canyamars a su segundo hijo, Enrique de Sentmenat y Sentmenat; este se casó con Ana de Olmos, hija del barón de Santa Pau; el hijo de este matrimonio, Galceran de Sentmenat y Olmos, se casó con Ana de Lanuza, hija de los condes de Plasencia; el hijo de este matrimonio, Enrique de Sentmenat y de Lanuza, se casó con su prima hermana, María de Lanuza y Raset; el hijo de este matrimonio, Manuel de Sentmenat y de Lanuza, nace en Barcelona el año 1651 y se casó con Juana de Olmos y de Cabrera, hace carrera militar y consigue cargos importantes como el de Virrey y Capitán General del Reino de Mallorca el 1682. El 1690, el rey Carlos II le dio el título de Marqués de Dosrius (después, de Castelldosrius). El 1698, Carlos II lo nombra Embajador en la corte de Luís XIV. El virreinato del Perú será su último cargo, murió el 1710. Su hijo, Félix de Sentmenat y Olmos, no pudo volver a España hasta el 1724. De todos los apellidos, el de Sentmenat ha sido el más duradero. Limitaba con los castillos de la Roca, Burriac y Mata. En la venta de 1453, sus límites quedan descritos de la siguiente manera: – Al norte, con el castillo de Montalt. – Al este, la iglesia de Santo Genis. – Al sur, el valle de Deixís o de Lex. – Al oeste, la pieza conocida como de Molló. Da la sensación de que este castillo no fue demasiado grande, quedan restos medio escondidos por la vegetación que definen una planta de 16,5 x 10,7 metros. Actualmente queda una pared de 6 x 6 metros, en la parte baja hay dos hileras de aspilleras.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *