LA ERMITA RUPESTRE DE OLLEROS DE PISUERGA (PALENCIA) por Alfredo Pastor Ugena

“(…)De los eremitorios rupestres que menudeaban en la zona norteña de Palencia, persistieron ejemplos del fervor popular plasmados con el quehacer artístico en las rocas arenisca hasta formar auténticas iglesias rupestres como ésta de Olleros de Pisuerga, dedicada a los santos Justo y Pastor, una ermita subterránea realizada a través del farallón rocoso, que nos conduce a una contemplación casi mística (…)”.

 

El fenómeno eremético fue una actitud de carácter místico-social, siempre relacionado con alguna filosofía de carácter religioso contemplativo. A través de la mano del hombre, se realizaron excavaciones rupestres en las rocas areniscas ubicadas en entornos de alta calidad ecológica en las faldas de las montañas.

Este tipo de edificaciones hipogeas tienen su origen en los movimientos emigratorios-repobladores de los siglos IX y X que surgen en la península de norte a sur y viceversa, principalmente de las diferentes oleadas mozárabes que emigraban de la España musulmana y que se instalaron en los valles norteños.

Todas las edificaciones que fueron usadas como ermitas o santuarios tienen adosados a ellas, o próximas a ellas, cementerios (necrópolis), como es el caso de Olleros que es, sin duda, uno de los ejemplos más relevantes de este tipo de conjuntos ereméticos rupestres, que se relaciona con el enigmático mundo altomedieval de las iglesias rupestres.

Se trata de una iglesia románica excavada en una roca bajo un conglomerado de arenisca teniendo a sus pies una agradable pradera formando u bello conjunto, con el valor añadido del panorama que se disfruta desde su entrada: a los pies, el pueblo de Olleros y extendiéndose en el horizonte el valle y los montes que le cobijan.

Junto a la entrada se encuentra una cueva o laura que sirvió para acoger, en sus orígenes, a los catecúmenos de la Comunidad y junto a ella restos, en el suelo de roca, de tumbas antropomorfas . Asimismo observamos a la derecha que se levanta una torre erigida sobre un peñasco que posee en su base una caverna. Esta laura cobijó en su tiempo el antiguo baptisterio y se cree que bajo el piso actual existirán los restos del mismo, cuya ceremonia sería por inmersión.

La planta del templo consta de dos naves con sus correspondientes capillas, abriéndose en la nave de la derecha una estrecha galería, hoy utilizada como sacristía y ubicándose en la de la izquierda una capilla.

Actualmente este edificio hipogeo, excavado en la roca, presenta añadidos posteriores al S.X, añadidos sobre todo en el S. XII de acuerdo con las corrientes románicas existentes.

Su falsa bóveda de cañón es apuntada con arcos fajones. Los ábsides se cubren con bóveda de cascarón. El coro, de madera, está sostenido por una única pilastra y tres columnas, dos de ellas artificiales del S. XVIII, pues las originales se deterioraron. Su decoración es muy escasa, tan solo en el coro se ven capiteles dobles, muy toscos.

La iluminación del interior de la iglesia se resuelve mediante diversos vanos abiertos en la pared frontal. Cuatro soportes dividen las naves, se trata de un pilar a los pies labrado directamente en la roca y tres columnas, dos de ellas toscanas e insertadas en épocas posteriores y la tercera situada junto a la cabecera retallada en la propia piedra a partir de un pilar cruciforme que debió existir en época románica.

 

La iglesia conserva restos de pintura mural, detrás del retablo tras la hornacina central, en un arcosolio (tumba, de forma abovedada, destinada a personajes notables como santos y mártires) ubicado en el muro del Evangelio, donde aparecen unas representaciones geométricas esquemáticas junto al sol y la luna en tonos azules de época renacentista y sobre la puerta de entrada a la sacristía, con la representación de una cruz latina con motivos geométricos romboidales, rodeada de elementos vegetales esquemáticos en tonos rojizos, fechadas en la siglo XVII.

La imagen actual interior de la Iglesia de los Santos Justo y Pastor de Olleros es enormemente sugestiva ya que, al contar aún con culto esporádico, alberga el conjunto de dotaciones mobiliarias necesarias para las prácticas litúrgicas tales como bancos, púlpito, altares, retablos, imaginería, etcétera.

Esta iglesia-ermita de Olleros de Pisuerga es uno de los conjuntos de mayor belleza del eremitismo español, calificándosela como la basílica del eremitismo rupestre. Constituye una auténtica joya arquitectónica y cultural rodeada de un halo de misterio y leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *